Punta Alta: una fiesta clandestina terminó con daños y amenazas a un vecino

El pasado viernes una fiesta clandestina realizada en San Martin al 1200, terminó con daños y amenazas a un vecino. La fiesta, que ya había tenido un antecedente semanas antes, comenzó alrededor de la 1 de la madrugada y se extendió hasta las 5 AM, en la que se cree habrían asistido unas 200 personas.

 

Néstor, vecino de la cuadra y el cual su patio coincide con el fondo de la casa donde se estaba realizando la fiesta, sufrió daños y fue amenazado por varios de los jóvenes que habían asistido.

“Este viernes, me estaba acostando y empecé a ver reflejos de luces, se empezó a escuchar gente hablar, risas, música y gritos. Me asomé por mi patio, que da contra el fondo, y era todo gente, mínimo 200 personas. Había servicio de alcohol. Así estuvimos desde las 12 hasta las 5 de la mañana” expresó Néstor.

Cerca de la 1 AM, los vecinos comenzaron a llamar a la policía por los ruidos molestos, y no lograron recibir ninguna respuesta hasta pasadas las 5 AM. Tras su llegada, los participantes del evento, comenzaron a descomprimir el lugar escapando hacia las diferentes calles aledañas a la casa, saltando en algunos casos a los patios de los vecinos linderos, informó www.elrosalenio.com.ar.

“Comenzamos a llamar a la policía y recién a las 5 de la mañana, después de muchas denuncias y llamados, llegaron. Empezaron las peleas y las corridas, salieron por calle San Martin, Rodríguez Peña y otros por Pueyrredón, el resto se pasaron el paredón y se metieron en mi casa” manifestó.

“Levanté la persina de mi pieza y me encontré con entre 10 y 14 personas en el patio de mi casa, de las cuales dos estaban metiendo la cabeza adentro de mi auto. O sea que no solo se estaban escapando, sino que encima me estaban robando. Salí y empecé a defender lo mío. Me rompieron el portón para escapar y ahí empezaron a tirarnos piedras. De una forma no muy amable los invitamos a que se vayan, los 14 de acá adentro se comenzaron a juntar con los que estaban saliendo de la fiesta, y tuve a 60 personas tirándome piedras hasta que llegó la policía” explicó.

Néstor, tras los daños y amenazas, realizó las denuncias correspondientes y trabaja con un abogado para avanzar con la causa como también con la identificación de los agresores.

“Hasta la fiesta la puedo entender, pero de ahí a que yo defienda mi casa y encima tenga que soportar los piedrazos, me dijeron que tengo la casa marcada, la van a prender fuego, y hasta que me van a pegar un balazo en el pecho” finalizó.