Mar01262021

ActualizadoMar, 26 Ene 2021 5pm

Lectura de Domingo: "Confusiones electorales (El caso Schieda)" por Carlos Baeza

Una reciente sesión del H. Concejo Deliberante de nuestra ciudad derivó en un conflicto institucional acerca del cual se han escuchado toda clase de opiniones, especialmente de legos en la materia.

 

Antiguamente, en los conventos religiosos, se denominaba “legos” a quienes, siendo profesos, no podían acceder a las sagradas órdenes, razón por la cual estaban destinados sólo al servicio de los demás, sin poder participar en los debates, ni emitir opinión; criterio que -sería saludable- debiera ser imitado por algunos funcionarios que a diario nos atormentan con sus dichos por la simple razón de formular declaraciones carentes de sustento legal.

1° La cuestión en debate: El conflicto surgió cuando el cuerpo legislativo local se reunió a fin de tratar -entre otros asuntos- un aumento en el boleto del transporte público de pasajeros en base a un proyecto del oficialismo que no era apoyado por la oposición, la cual no dio quórum pero que no se alcanzó no solo por la ausencia del bloque del Frente de Todos sino igualmente por parte de la concejal Gabriela Schieda. La nombrada había ingresado en representación del radicalismo integrando la boleta del frente Cambiemos en las elecciones de 2017 pero un año después se escindió de ese espacio y formó el bloque unipersonal “Bloque Radical-Arturo Illia”, y desde entonces prácticamente venía votando junto a la oposición.

Según lo expresara la propia Schieda el día de la mentada sesión se encontraba en el edificio donde funciona el H.C.D e incluso había participado en reuniones previas; pero al momento de constituirse el cuerpo no estuvo presente ya que decidió utilizar su derecho a no dar quórum, razón por la cual la presidencia decidió tomar juramento a Anabela Castillo quien fuera su suplente en la mencionada elección, con lo cual se alcanzó el quórum necesario y se aprobó el aumento de la tarifa del transporte público. Frente a esta situación, tanto la misma Schieda como sus compañeros del Frente de Todos, así como otros políticos; ex concejales; periodistas y abogados sostuvieron que se trató de un acto nulo dado que:

a) no se le permitió ejercer su derecho a no dar quórum.

b) la suplente no pertenecía al mismo espacio político.

c) el procedimiento para cubrir su ausencia no se ajustó a las normas legales. Veamos estas cuestiones en el marco de las normas electorales que regulan el caso.

2° ¿Derecho a no dar quórum? Afirma Schieda -y quienes la apoyan- que no se le permitió ejercer su derecho a no dar quórum, argumento que carece de todo apoyo normativo. Los cuerpos legislativos -nacionales, provinciales y municipales- son los encargados de elaborar las normas de sus respectivos ámbitos, para lo cual deben reunirse en las épocas fijadas por cada ordenamiento a través de sesiones de distintos tipos en las cuales debatirán y sancionarán los proyectos sometidos a su tratamiento. Por tanto no existe norma alguna en ningún nivel -al menos que yo conozca- que faculte a un legislados a “no dar quórum”. Por el contrario, el art. 75 de la L.O.M dispone que “Cada Concejo dictará su reglamento interno, en el que establecerá el orden de sus sesiones y trabajo, el servicio de las comisiones, las atribuciones de los presidentes y las disposiciones concernientes al régimen de sus oficinas”.

Precisamente el Reglamento Interno del Concejo Deliberante bahiense dispone que: “Fijado por el Concejo los días y horas de sesión ordinaria, al ser aprobada el acta correspondiente a la reunión en que se trató dicho asunto, quedan notificados de ellos en forma legal para el resto del período todos los integrantes del Cuerpo”. Y por ende, como claramente determina el art. 15 del mismo texto “Los Concejales están obligados a asistir a todas las sesiones desde el día en que queden incorporados, y deberán formar parte de las comisiones internas para las cuales fueran designadas”.

Similares obligaciones imponen a sus respectivos miembros los reglamentos de la Cámara de Diputados de la Nación (arts. 16 y 17) y de igual sala de la Legislatura bonaerense (art. 4°) En consecuencia, ni Schieda -ni ningún otro legislador nacional, provincial o municipal- puede invocar un inexistente “derecho a no dar quórum” en una sesión sino que, por el contrario, tiene la obligación legal para la cual fue electa y se le abona su dieta, de concurrir a todas las sesiones lo cual supone estar presente en el recinto y por ende, integrar el quórum necesario para poder abordar la tarea legislativa.

3° La suplente no pertenecía al mismo partido que Schieda: Hace pocos días y en este medio analicé el tema referido a la titularidad de las bancas legislativas conforme a la legislación vigente. Según dicho análisis, surge evidente que en nuestro régimen de partidos políticos, los mismos detentan el monopolio de la representación, es decir, que ningún habitante puede postularse por sí mismo a cualquier cargo público electivo sino que obligatoriamente debe hacerlo a través de la lista de algún partido político.

a) Nuestra C.N. en su art. 38 reconocer a los partidos competencia para la postulación de candidatos a cargos públicos electivos, pero sin conferirles en forma expresa el monopolio de la representación. Sin embargo el artículo 54 al regular la composición del Senado, dispone que el mismo se integrará con tres representantes por distrito, correspondiendo dos bancas al partido político que obtenga el mayor número de votos y la restante al partido que le siga en número de votos, con lo cual, el texto constitucional confiere al menos tal monopolio en cuanto a la conformación de esa sala del Congreso. No obstante, es el propio Estatuto de los Partidos Políticos que en su art. 2° les otorga “en forma exclusiva, la nominación de candidatos para cargos públicos electivos. Las candidaturas de electores no afiliados podrán ser presentadas por los partidos siempre que tal posibilidad esté admitida en sus cartas orgánicas”.

Finalmente, se recuerda que la Corte Suprema de Justicia nacional en el caso “Ríos” (Fallos 310:819) ha considerado constitucional la atribución monopólica conferida a los partidos políticos, sosteniendo que no resulta violatorio del derecho al sufragio, el eliminar a los candidatos individuales promovidos por sí mismos, ya que esa restricción se limita a establecer uno de los criterios de reducción dentro de las alternativas posibles, reconociendo la función de auxiliares del Estado que tienen los partidos políticos. Se destaca, no obstante, que en este caso se estaba en presencia no de una candidatura independiente promovida por un partido político, si por parte de la misma persona que, sin apoyo alguno, se postulaba a sí misma. Fácilmente se advierte, entonces, que la posibilidad de candidaturas independientes en nuestro país no está admitida y que su procedencia solo es viable si un partido político y a través de su admisión en la carta orgánica respectiva, recepta este instituto.

b) La Ley electoral provincial en su art. 120 dispone que “La Junta Electoral proclamará y diplomará Intendente al que haya obtenido mayor número de sufragios, y concejales y consejeros escolares a los ciudadanos de cada lista hasta el número que a cada uno corresponda, de acuerdo con los sufragios obtenidos y un número de suplentes igual al de los titulares adjudicados. Estos suplentes serán los que sigan en orden de lista a los titulares”. En la misma sintonía la LOM establece en su art. 19 que: “En estas sesiones se elegirán las autoridades del Concejo: Presidente, Vicepresidente 1º, Vicepresidente 2º, y Secretario; dejándose constancia, además, de los Concejales titulares y suplentes que lo integrarán. Los candidatos que no resulten electos, serán suplentes natos en primer término de quienes lo hayan sido en su misma lista y el reemplazo por cualquier circunstancia de un Concejal, se hará automáticamente y siguiendo el orden de colocación en la respectiva lista de candidatos”. Y la misma normativa determina que “Los concejales suplentes se incorporarán no bien se produzca la vacante, licencia o suspensión del titular o cuando éste deba reemplazar al Intendente. El concejal suplente que se incorpore al Cuerpo Deliberativo, sustituyendo a un titular en forma temporaria, se restituye al término del reemplazo, al lugar que ocupaba en la respectiva lista” (art. 88).

c) Y bien: la concejal Gabriela Schieda no se postuló en forma independiente -situación que la legislación vigente no habilita según lo analizado- sino que lo hizo en las elecciones de 2017 en representación del radicalismo integrando la boleta del frente Cambiemos. En tal calidad fue ungida por la Junta Electoral y asumió su banca hasta que en 2018 decidió abandonar ese espacio y se autoproclamó como titular del bloque unipersonal “Bloque Radical-Arturo Illia”. Sin embargo, y si bien orgánicamente nada le impedía continuar junto a sus pares del frente Cambiemos o, por el contrario, escindirse del mismo como lo hizo, ello de manera alguna la facultaba a crear per se un nuevo bloque político válido por dos razones: en primer término, por cuanto la formación de espacios políticos debe realizarse conforme a la normativa vigente en la materia y sin que ningún candidato que haya asumido a través de un frente partidario pretenda, al separarse del mismo por cualquier razón, crear un nuevo espacio con validez electoral; y en segundo lugar por cuanto el Reglamento interno del H.Concejo Deliberante local lo prohíbe. En efecto: el art. 23 bis comienza disponiendo que:

“Los concejales electos podrán agruparse en bloques conforme hayan integrado las listas de candidatos en las elecciones generales. Los bloques políticos podrán solicitar un espacio físico, la designación de secretario y demás implementos necesarios para su funcionamiento y recibirán trato protocolar”.

Pero a continuación, la misma norma establece que:

“Los concejales escindidos de su bloque político y los agrupamientos de ellos que no respondan a una lista de candidatos legitimada por comicios, no serán considerados bloques políticos en los términos de este reglamento”.

De tal forma la ruptura de Schieda con el bloque del frente Cambiemos no la habilitaba para crear un bloque político nuevo y por ende se considera que no obstante su escisión, desde el punto de vista electoral siguió perteneciendo al espacio con el cual alcanzara su banca.

4) El reemplazo por la suplente: En estas condiciones, el hecho que Schieda haya estado presente en el ámbito del H. Concejo Deliberante, pero sin tomar posesión de su banca al momento de comenzar la sesión -pues tal como lo admite ejerció su derecho a no dar quórum- su temporal reemplazo por quien fuera electa como su suplente se ajustó al régimen vigente. Así, y como ya se viera, el art. 19 de la LOM, al referirse a los concejales dispone que: “Los candidatos que no resulten electos, serán suplentes natos en primer término de quienes lo hayan sido en su misma lista y el reemplazo por cualquier circunstancia de un Concejal, se hará automáticamente y siguiendo el orden de colocación en la respectiva lista de candidatos”; lo que se refuerza con el también citado art. 88 del mismo ordenamiento al fijar que: “El concejal suplente que se incorpore al Cuerpo Deliberativo, sustituyendo a un titular en forma temporaria, se restituye al término del reemplazo, al lugar que ocupaba en la respectiva lista”.

Teniendo en cuenta lo analizado y partiendo de la posibilidad que como ser humano -y por ende, falible- pueda haberme equivocado en el diagnóstico, es que invito cordialmente a la concejal Gabriela Schieda al igual que a los integrantes del bloque del Frente de Todos que apoyaron su postura, como asimismo a ex concejales, abogados y periodistas que también se pronunciaron en el mismo sentido, para que por este mismo medio me ilustren indicando:

a)cuál es la norma que habilita a un concejal a no dar quórum, frente al claro texto del art. 15 de la LOM.

b)en base a qué dispositivo legal la concejal Schieda pretende, luego de escindirse del bloque de Cambiemos, poder formar un bloque unipersonal con validez electoral, ante lo previsto por el art. 23 bis del Reglamento del H. Concejo Deliberante bahiense.

c) siendo que la citada concejal accedió a su banca a través del frente Cambiemos y que el bloque unipersonal que creó no es válido electoralmente, por qué razón legal su ausencia del recinto no pudo ser cubierta por la suplente de su misma lista, ante lo previsto por los arts. 19 y 88 de la LOM.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar