La AFIP subastará 3.672 toneladas de arena para fracking que permanecen en el Puerto de Bahía Blanca

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) informó que subastará 3.672 toneladas de bauxita calcinada, el nombre técnico de la arena especial que se utiliza para la fractura de los pozos de los recursos no convencionales como el de Vaca Muerta.

 

La operatoria forma parte de una nueva subasta de mercadería que por rezago, comiso o abandono quedó a disposición de la Dirección General de Aduanas (DGA), y que en este casos se encuentra en la Terminal de Servicios Portuarios Patagonia Norte, en Ingeniero White.

En esta ocasión, se trata de un remate de 14 lotes de arena de fracking que se realizará el próximo jueves, de manera online, a través de la página de internet del Banco Ciudad.

La subasta está conformada por lotes de 13 lotes de 270 toneladas y uno de 162 toneladas de bauxita calcinada,mercadería que se puede ver en el sitio https://subastas.bancociudad.com.ar/.

El precio base de cada lote de 270 toneladas es de casi $ 1,8 millones de pesos, mientras que el de 162 toneladas esta tasado en $ 1,07 millones, lo que hace un precio base general de $25 millones.

Si se tiene en cuenta que durante la pandemia el precio de la tonelada de arena bajó hasta los US$ 100 la tonelada -incluso se registraron valores por debajo de ese nivel- el total de lo rematado ascendería a poco más de US$ 3,3 millones

Fuentes de la industria de hidrocarburos explicaron a Télam que la estimulación de cada pozo puede demandar unas 3.000 toneladas de arena para ramas laterales de hasta 1.500 metros, una extensión básica equivalente a la mitad de lo que ya se está logrando en algunas operaciones de Vaca Muerta.

Para esos "súper pozos", como se los llama en la jerga y que llegan a medir hasta 3 kilómetros de extensión, se pueden utilizar unas 7.000 toneladas de arena, dependiendo de la eficiencia de la compañía operadora.

Las mismas fuentes explicaron que en el país existen menos de 10 empresas que proveen a las petroleras de la arena, la que proviene tanto de yacimientos locales como de importación, tal como ocurrió con el embarque que en pocos días saldrá a remate.

Si bien la AFIP no dio detalles sobre el origen de la arena, de la empresa que lo importó ni de los motivos por los cuales no pudo formar parte del circuito productivo en Vaca Muerta, no se descarta que esos embarques hayan quedado varados por la abrupta caída de la actividad durante la cuarentena.

La mercadería que la DGA ofrece a remate es toda aquella que no puede tener como finalidad la donación, al tiempo que permite liberar el espacio en los diferentes depósitos.

El producto que será subastado en esta oportunidad está bajo la órbita de la Aduana de Bahía Blanca, y si bien el remate se realizará online, cada comprador deberá retirar la mercadería en esa dependencia.