Sáb01162021

ActualizadoSáb, 16 Ene 2021 3am

“Debido a la pandemia, éste fue el peor de los últimos 10 años en donación de órganos en Bahía Blanca"

Esas fueron las palabras de Jonás Bracco, referente de CUCAIBA en nuestra ciudad y la región, quien agregó que "el año pasado había sido el mejor año de toda la historia de la procuración y el trasplante argentino con la Ley Justina". "Ha habido muchos familiares que han querido donar órganos pero no han podido por la pandemia", indicó Bracco a CAFEXMEDIO.

 

“Nos vimos afectados como todo se vio afectado y como todo en salud. En estos casos, tiene que haber gente trabajando en distintos tipos de establecimientos a la par, sincronizadamente, entre los que tratamos y diagnosticamos al donante y lo sostenemos para que pueda donar y todos aquellos que van a implantar órganos o tejidos de esa persona fallecida en las personas que tienen que cambiar o sobrevivir", sostuvo Bracco.

El referente del CUCAIBA a nivel local sostuvo que "eso genera tanta sincronía y tanta logística que, en un año como este, sin ninguna duda, se vio afectado y generó que, si bien los trasplantes se siguieron llevando a cabo, hubo una disminución sustancial verdaderamente dramática de lo que veníamos acostumbrados y, sobre todo, del año previo que habíamos logrado que había sido el mejor año de toda la historia de la procuración y el trasplante argentino con la Ley Justina".

"Hay cosas que uno puede manejar y tratar de sobrellevar y hay otras cosas que uno tiene que acomodarse hasta que pasa la marea y puede volver a trabajar de la misma forma”, agregó.

SI TOMAMOS COMPARACIÓN AÑO CON AÑO, POR EJEMPLO, EL AÑO PASADO CON ESTE ¿HAN DISMINUIDO LOS CASOS DE DONACIÓN DE ÓRGANOS?

“En los últimos 10 años es el peor año de nuestra historia en donación de órganos para la ciudad de Bahía Blanca. El sistema sanitario ha estado sobresaturado de enfermedad respiratoria aguda y eso ha hecho dos cosas, uno, no que la gente no falleciera sino que uno no pudiera trabajar con esa gente que fallecía, es decir, la cantidad de personas que han tenido muerte encefálica hubiera sido la misma lo que pasa que uno no los puede tomar por protocolos de seguridad o porque estaban con infección del coronavirus".

Bracco añadió que "lo mismo pasó con la gente que se tiene que trasplantar, que han adquirido la enfermedad, otros sus centros han tenido que dejar de trasplantar por una cuestión de logística porque las camas críticas han estado ocupadas con otro tipo de pacientes".

¿HAY FAMILIARES QUE HAN QUERIDO DONAR LOS ÓRGANOS PERO QUE NO SE HA PODIDO HACER EL TRABAJO?

“Los protocolos son mucho más estrictos de lo que era antes de la aparición del coronavirus. En este último mes empieza a normalizarse más la tarea y aparecer más trabajo en procuración de órganos y tejidos Bahía, por ejemplo, en lo particular, está viviendo el coletazo de la provincia de Buenos Aires con lo cual nos está pasando dos o tres semanas más tarde lo que le pasó al conurbano que está más liberado".

Bracco explicó que "en esas ciudades del interior de la provincia o del país que el coronavirus ha empezado a aflojar su presencia y su transmisibilidad empiezan a aparecer personas fallecidas con las cuales uno puede trabajar, manteniendo los protocolos de seguridad".

"En el momento álgido uno no puede porque además estaba todo atestado de enfermedad respiratoria aguda y aquellas personas que por ahí cumplían criterios de muerte encefálica por ahí estaban inclusive fuera de protocolo por este tipo de causas", remarcó.

HAN TENIDO GENTE QUE HA QUERIDO DONAR LOS ÓRGANOS PORQUE NO HAN MUERTO POR COVID PERO QUE ESO ESTABA IMPOSIBILITADO DE HACER PORQUE NO HABÍA CONDICIONES FÍSICAS ADECUADAS Y APROPIADAS PARA PODER DESARROLLARLO.

“Hemos llevado adelante en la Región Sanitaria 1 procesos de donación intrapandemia: dos en el Leónidas Lucero y uno en el Hospital Municipal de Pigüé que fue el primero que esa ciudad tuvo en la historia. Lo más importante que nos pasaba, primero, la distancia de los centros de implante, sin vuelos comerciales y con instituciones que habían dejado de trasplantar".

Además, expresó que, "habiendo instituciones que dejan de trasplantar, la distribución de esos órganos que uno puede ofrecer al sistema hace que se dilate mucho en el tiempo o no se consiga un receptor adecuado porque no hay equipo de trasplante que estuviera activo".

"Eso generaba muchos trastornos. Hemos tenido en un donante multiorgánico no hemos encontrado receptor para ese hígado que ofrecíamos porque los centros que estaban implantando estaban trasplantando en ese momento y los demás estaban fuera por logística porque no tenían capacidad, porque sus unidades críticas estaban ocupadas. El postrasplante no lo podían hacer o porque habían parado porque había gran diseminación en el sector donde estaban internados los pacientes o en las ciudades donde estaban los pacientes".

Bracco añadió que "este último mes CUCAIBA, por ejemplo, llegó a la reapertura de su banco de tejidos oculares".

"Bahía tiene un muy buen desempeño en lo que es la procuración de tejido corneano para implante, de hecho, el Leónidas Lucero el año pasado terminó siendo el primer hospital de la provincia de Buenos Aires en procuración de córneas que fueron implantadas en pacientes de la provincia y, este año, no hemos tenido donantes de tejidos porque el banco se cerró en marzo y se acaba de volver a abrir en el último mes".

HAY MUCHA GENTE QUE TIENE COVID, TERMINA FALLECIENDO ESA PERSONA Y MUCHOS DICEN, TE DIGO LO QUE ME HAN MENCIONADO ALGUNOS MÉDICOS AQUÍ, MURIERON PERO NO MURIERON POR COVID SINO QUE MURIERON COMO CONSECUENCIA DE HABERSE DESPRENDIDO ESTA SITUACIÓN, ES DECIR QUE AL MOMENTO DE MORIR ESA PERSONA NO TENÍA COVID.

"Las personas se enfermaban con este nuevo virus, desataban una enfermedad que por ahí los tenía 30 o 40 días internados y al cabo de 40 días fallecían, esas personas el motivo de internación fue el coronavirus, sin ninguna duda, pero si al momento de morir esa persona no tenía PCR positiva, es decir, no se encontraba el ARN del virus en esa persona porque ya lo había negativizado, esa persona murió curada del coronavirus pero murió de todo el estrago que el coronavirus le generó a sus cosas asociadas que podía traer previamente".

Bracco mencionó que "nosotros que somos los que firmamos el certificado de defunción de esa persona el certificado de defunción dice coronavirus si era coronavirus y si cuando finaliza la internación esa persona falleció y fallece por falla de múltiples órganos, por otra causa y el coronavirus era negativo ya no es la causa el coronavirus, es la causa que lo ingresó al hospital pero no fue la causa de muerte”.

¿Y ESA PERSONA QUE VOS MENCIONÁS EN ESTE CASO ESTARÍA EN CONDICIONES DE DONAR?

“No, porque la mayoría de ellos fallecen en falla de múltiples órganos, con alguna infección o respuesta inflamatoria asociada a alguna infección, o al mismo virus, pero sí puede fallecer una persona como ha empezado a suceder que ha tenido el virus en marzo y hace un accidente cerebrovascular ahora y fallece por el accidente cerebrovascular ahora, claro, de aquella condición esa persona se había curado y tenía anticuerpos, o sea, esa persona podría perfectamente donar hoy, ahora”.

Para finalizar, manifestó que "nosotros estuvimos activos todo el año pero lamentando no poder trabajar con normalidad".

"Ahora creo que empieza una etapa hasta que suceda el rebrote, probablemente, donde uno va a poder empezar a trabajar con mayor normalidad con estos protocolos de cuidados activos”, sentenció.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar