Lun07242017

ActualizadoDom, 23 Jul 2017 11pm

Ivan Budassi: "Scioli me dijo que tenía que recaudar mejor"

El Director Ejecutivo de ARBA se fotografió en la bóveda del Ministerio de Economía y prometió más persecución a los evasores. Además, cómo pretende llegar a la meta de 87.000 millones de pesos.

 

A una semana de su asunción, el flamante titular de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA), Iván Budassi, recibe a La Tecla. A pesar de que todavía es temprano -las agujas del reloj marcan las 8.15-, el calor agobiante de las afueras del Ministerio de Economía bonaerense ya se hace sentir. Sin embargo, el frío del aire acondicionado del edificio sirve para contrarrestarlo. Luego de firmar papeles que le alcanza una secretaria, se sienta en una silla blanca para comenzar la entrevista.  

-¿Qué le solicitó Daniel Scioli cuando le ofreció el cargo?  

-El Gobernador tuvo directivas muy claras en algunos aspectos. El primer punto que me destacó fue que tenía una especial preocupación en que los esfuerzos de la agencia se centraran en, me dijo textualmente, “la caza fuera del zoológico”. Todos sabemos que en Argentina, y en los países latinos en general, existen nichos que son muy duros para ingresar a la formalidad, y eso ofende la conciencia tributaria del resto de las personas que pagan con esfuerzos sus impuestos y que ven que el Estado tiene que poner más atención en los que no lo hacen. El otro punto que el Gobernador me pidió es que aprovechara la gran inversión en tecnología que viene haciendo, y que llevará adelante en los próximos años, la Provincia, no sólo para recaudar mejor, sino también para hacer una reconversión de nuestra gente, para que la mayor cantidad posible de los agentes de ARBA estén en la calle. Que no sólo sean meros agentes de atención al público, sino que todos ellos tengan la camiseta puesta, como la tienen en la actualidad, para estar en la calle, recaudar y fiscalizar más. Además me puntualizó que lo que él pregona en todos los ámbitos de gobierno también tiene que hacerse en la agencia de recaudación, que es la integración con la Nación y con los municipios.

-¿Cómo sería esa integración con Nación?  

-Para nosotros es sustancial tener un mayor nivel de intercambio con la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos). Básicamente, el intercambio de información que provenga de enlazar nuestras bases de datos. ARBA tiene una gran ventaja con el resto de las administraciones provinciales, porque, claramente, ésta es la joya de la administración de la Provincia.

-¿En qué sentido se diferencia con otras administraciones?  -El cambio revolucionario que hizo (Daniel) Scioli, que llevó en los primeros momentos Santiago Montoya y luego el resto de los administradores tributarios de la Provincia, fue dotar a ARBA no sólo de una gran capacidad técnica en su cuadro y en su sistema de computación, sino también de una independencia de la política. El seguimiento de imágenes que tiene ARBA, la detección satelital de construcciones de qué es lo que hay en cada predio, o cómo se explota cada parcela de donde se cobra Inmobiliario Rural y la posibilidad de enlazar con quien es el propietario y qué es lo que se está explotando en cada una de esas parcelas, es algo que a AFIP le interesa. Nosotros tenemos una gran posibilidad de compartir la gran potencia de datos que ellos tienen. La posibilidad de realizar lo que se llama la declaración impositiva unificada, es decir que desde una misma pantalla, ya sea desde ARBA o desde AFIP, se pueda cumplir tanto con el IVA como con los Ingresos Brutos, hace que la Provincia conserve la soberanía, pero que la persona que quiere cumplir con sus obligaciones no tiene que hacer dos declaraciones, y así también con el tema de las inspecciones.

-¿Y con los municipios?  

-Primero, prestarles la colaboración a los municipios que no tienen, por razones obvias, la oportunidad de desarrollar tecnológicamente tantos programas y posibilidades de cobertura y recaudación como tiene la agencia. Por otro lado, también que los agentes municipales y los intendentes nos faciliten la información para poder cobrar mejor los impuestos. Y esto también está integrado con la chance de realizar inspecciones en conjunto con Nación y Municipio, que evita el engorro de que el contribuyente tenga que atender a varios inspectores que vienen a preguntar las mismas cosas.  

-¿Se va a avanzar en la unificación de las cuentas tributarias de los contribuyentes?  

-Sí. Estamos muy avanzados en lo que se llama la cuenta corriente, unificar y poder leer toda la información de una misma persona con su CUIT. Y también esto que hablamos de centralizar y permitir que con un mismo proceso se cumpla con las obligaciones del fisco nacional y del fisco provincial.

-En 2013 se han realizado varios juicios a los grandes evasores, ¿van a continuar en 2014?  

-Se hicieron alrededor de veinte denuncias penales, y esto va a continuar el año venidero. El punto también interesante es que, paralelamente con el intercambio de información con AFIP, este punto vinculado a las inspecciones conjuntas, otro de los objetivos es lograr una integración automática de denuncias penales entre la Nación y la Provincia. Estamos tratando de suscribir junto al IPS un acuerdo por el que nosotros le vamos a comunicar qué denuncias penales hemos hecho, o qué temas graves estamos investigando; y que también AFIP nos facilite la información de qué está haciendo en la provincia de Buenos Aires con relación a los grandes evasores, para actuar también en forma conjunta.  

-Daniel Scioli ha señalado en más de una oportunidad que la presión tributaria está al límite. ¿Se van a dar aumentos de impuestos en 2014?  

-La instrucción que me dio el Gobernador cuando me propuso venir a la agencia fue que yo me tenía que hacer la idea de que iba a tener que recaudar mejor con la estructura impositiva que hoy tenemos. Es decir que me hiciera la idea de que no iba a haber aumentos de impuestos, y en base a esto nosotros teníamos que cumplir nuestra meta presupuestaria, que es de 87.000 millones de pesos. Inicialmente se presupuestó teniendo en cuenta que el aumento o, más que aumento, la actualización del Inmobiliario iba a estar vigente. Ahora, a pesar de que no existe el incremento en los impuestos, el desafío es cumplir con esa meta. Por eso es que vamos a ser controlados y evaluados en nuestra actividad de cómo podamos obtener estos fondos de la gente que hoy no tributa en la Provincia, y por más esfuerzos que se hicieron en el pasado, ahora debemos reforzarlos.

-¿Cómo imagina a la agencia en un año?  

-Básicamente, nuestro horizonte es de dos años, pero ya en 2014, lo que imagino y aspiro es que toda esta innovación tecnológica, y la gran inversión que ha hecho la Provincia, pueda estar cristalizada y en operación plena. La idea es que a finales del 2014 esté en plena vigencia el intercambio de información con AFIP de forma automática, ésa es la revolución. Ahora existe el intercambio, pero hay que solicitarlo, pero si el año que viene, resguardando el secreto fiscal, tenemos acceso pleno a la base fiscal y también lo puede hacer AFIP con relación a nosotros, hará que el proceso sea automático y que este intercambio de información se traduzca en operaciones concretas. Y después, básicamente, que todo esto se vuelva en un beneficio al contribuyente que quiere cumplir. Nuestra aspiración es todos los beneficios y la mayor posibilidad de atención vía virtual con la mayor eficiencia posible con el contribuyente que no quiere cumplir, y presencia en calle y mano dura para aquel que conscientemente quiera evadir sus obligaciones tributarias.  

-En algún momento, el 1,5 por ciento de las grandes empresas que hay en la Provincia aportaban más del 90% de lo recaudado por Ingresos Brutos. ¿Esto continúa siendo así?

-La proporción es que hoy mil empresas aportan alrededor del 70 u 80 por ciento de los Ingresos Brutos de la Provincia. En base a este tema, no sólo reforzaremos las tareas que venía desarrollando el grupo de elite, sino que también tenemos muchas esperanzas en la interacción que en la AFIP se llama la Subdirección de Grandes Contribuyentes. Muchas de las tareas de fiscalización de AFIP se realizan en la provincia de Buenos Aires, entonces, no sólo pretendemos controlar a estas grandes empresas que aportan la gran mayoría de lo que se recauda en Ingresos Brutos, ya sea de forma directa o como agente de recaudación; recordemos que las grandes empresas tienen esa obligación, no sólo por lo que ellas tributan, sino que también son las que le retienen a la gente con la que ellos comercian y que luego le giran a ARBA. (La Tecla)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar