Jue10292020

ActualizadoJue, 29 Oct 2020 10pm

Continúa el conflicto y el reclamo por los trabajadores despedidos de la Matalúrgica PRIMA

Desde tempranas horas del lunes 6 de julio, trabajadores de la empresa han decidido tomar la planta ante el no pago de los salarios que se extiende a dos meses a quienes están mensualizados y un mes a quienes les pagan de manera quincenal. En la toma se han unido junto a un sector de obreros que fueron despedidos hace varios meses atrás y a quienes la patronal ni siquiera les ha pagado las indemnizaciones.

 

PRIMA, como figura en su página web, es una de las empresas líderes en la fabricación de silos mecánicos, celdas para almacenajes de granos, elevadores a cangilones, entre tantas producciones. Sus dueños son Rubén Balsamello y Jorge Zan.

Recordemos que en los últimos 3 años han despedido a más de un centenar de trabajadores, pasando de un plantel de 120 a los 14 operarios actuales. Los injustos despidos en el último período se hicieron con un desprecio brutal. No pagaron indemnizaciones y actuaron en completa ilegalidad despidiendo delegados que tienen fueros sindicales.

Desde el Ministerio de Trabajo han avalado estos despidos y la actual situación fraudulenta de la patronal de no pago de haberes.

Los trabajadores tienen un promedio de 15 años en la planta.

Luego de dejar sus vidas en la fábrica y cansados ya de tanto manoseo, han decidido unirse en esta lucha con un hecho más que valioso, empalmar el reclamo entre los que hoy trabajan y los que fueron despedidos de manera injusta.

El viernes pasado, ante la amenaza de los patrones de ponerles vigilancia privada en las instalaciones, se decidieron a realizar un corte de acceso en calle Don Bosco (de mucha circulación de automóviles pero también de camiones por desembocar en una ruta) junto a familiares y la presencia de trabajadores y estudiantes solidarios. Fue emocionante ver a los trabajadores y sus familias cortar la calle en defensa de sus puestos.

Si bien para los empresarios los trabajadores constituyen un número más, lo que verdaderamente hay por detrás de cada obrero son familias en la calle e historias duras. Trabajadores que dejaron sus vidas en la fábrica y que hoy se encuentran sin coberturas sociales, algunos con hijos con discapacidades, otros con enfermedades subproducto del trabajo en la fábrica y familias que hoy ya no tienen medios de subsistencia.

En las últimas horas, desde el gremio de la UOM salieron con los tapones de punta contra los propietarios de la firma, a quienes acusaron de haber incurrido en “manifiesta violencia laboral”.

Mediante un comunicado de prensa, el sindicato que agrupa a los metalúrgicos informó que la empresa en cuestión ”viene incumpliendo con los pagos de salarios diferidos por aportes y contribuciones a la seguridad social, seguros, etc., correspondientes a su personal en los últimos dos años”.

Agregó que se han realizado “incontables presentaciones” ante el Ministerio de Trabajo en busca de que los dueños “revocaran su deplorable actitud”.

“La empresa recibió subsidios del estado nacional comprometiéndose a no disminuir su plantel de trabajadores, cosa que también incumplió”, insistió la UOM en el documento.

Y finalizó: “Reclamamos a quien corresponda que se arbitren los medios a fin de que se termine con empresas pobres con dueños en muy buena posición, que escudados en diferentes razones sociales roban y estafan sin recibir las penas que fueran necesarias”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar