Dom10252020

ActualizadoDom, 25 Oct 2020 1am

"La gente cree que Dámaso es un gran político pero yo le puedo asegurar que también puede ser un gran Intendente"

Esas fueron las palabras de Felipe Solá, Diputado Nacional y precandidato a Gobernador bonaerense por el Frente Renovador, al referirse a la candidatura del dirigente local en el partido que conduce Sergio Massa. Además, aseguró que estaba esperando que lo convocaran para ser candidato en la Provincia y aseguró los problemas principales pasan hoy por la "juventud, las drogas y inseguridad".

 

"Estoy al tanto de la confirmación de la candidatura de Dámaso Larraburu en Bahía Blanca. Hace 30 años que nos conocemos, somos muy buenos amigos. Él es un hombre que después de haber sido siempre un jefe político que no aparecía como candidato a intendente, ahora se decidió. La gente cree que Dámaso es un gran político pero yo le puedo asegurar que también puede ser un gran Intendente", indicó Solá a CAFEXMEDIO.

A la hora de hablar de su candidatura a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires expresó que "no fue una sorpresa que me convocaran para ser candidato" pero aclaró que "pensaba que iba a ocurrir antes pero Sergio Massa me explicó por qué esperó hasta el final".

"Yo estaba medio ofuscado porque pasaba el tiempo. Lo que yo quería era recibir un apoyo total e interno del Frente. Eso, a veces, no es algo claro para ver desde afuera pero es muy importante y lo obtuve", añadió.

"En lo que respecta a la Provincia de Buenos Aires que yo dejé en el año 2007 y la actual hay que decir que esta provincia tiene mucho más plata del Estado, no tiene buenos programas, está mucho más organizada y tiene mucho menos mística que aquella en cuanto al Estado. Los problemas son distintos. Tenemos mucho empleo informal y problemáticas nuevas: la juventud, las drogas, también una mayor inseguridad", opinó.

Solá afirmó que "de todas esas problemáticas, muchas son consecuencia de una inacción por parte del gobernador Scioli".

"El tema de las drogas es algo que ha ido permeando de a poco sin que tuviéramos desde Nación una agencia que se metiera exclusivamente en ese tema. Por otro lado, no se hizo algo que nació en Ciudad Oculta, que fue una red de madres y de padres que tienen una fuerza fenomenal porque pierden el miedo. Las redes de padres y madres adictos, ex adictos que se juntan son la otra cara de una agencia de investigación. Es una forma que podemos tener, desde el pueblo, de auto-defensa respecto del avance de la droga y a eso nunca se recurre", remarcó.

El dirigente "massista" recordó que "en mis épocas existían los foros de seguridad referidos a la cuestión y que fueron muy útiles para controlar a la policía y para darnos muchísimos datos sobre la delincuencia en cada barrio".

"En mi época existían los Centros Provinciales de Atención al Adicto, que se llamaban CPA. Había 900 centros en toda la provincia y todos fueron desabastecidos. Para mí era uno de los programas que más tenía que crecer y así se lo dije a Scioli. Yo tenía 5 programas que los fui creando por fuera de los Ministerios. Uno era el Comité Provincial de Seguridad Deportiva (COPROSEDE), contra los barrabravas. Lo mantuve a rajatabla y al frente estaba alguien incorruptible, el comisario José María Gallina quien había sido árbirto de Primera División", enfatizó.

Subrayó que "los barrabravas vinieron después, el programa estaba perfecto y fue destruido, al igual que los CPA que eran fundamentales no solamente para atender al adicto sino para formar redes desde ese lugar".

"En el sector del campo, que yo bien conozco, la gente está muy preocupada con la DGA y el aumento que ha tenido la inseguridad. Antes, la gente vivía tranquila y ahora tiene miedo de quedarse sola. Yo vivo en el campo desde hace 7 años, a 60 km de Buenos Aires y registro esa inseguridad rural. Es un hecho que la inseguridad ha aumentado y yo creo que, si es lo primero que le importa a la gente, entonces hay que poner más plata. Es mejor un policía bien pagado, descansado y con experiencia que 4 policías novatos que sirven para que uno los vea", sostuvo.

Para finalizar repasó que "Scioli prometió que les iba a dar un año a los policías para que tengan toda su preparación y ahora -por una cuestión electoral- a los 6 meses ya están en la calle".

"Dan pena los pobres chicos metidos ahí por buscar un laburo. Poner el cuerpo es un gesto que vale oro, vale por 7 policías que se rascan a dos manos. Hay que tratar de tener mejor calidad de policías y eso implica más dinero puesto en la formación y el descanso de los mismos y, por supuesto, el control de la gente por parte de los policías. Eso hace que la gente empiece a informar a los policías y a perder el miedo. Los policías tienen que ir a los barrios", sentenció.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar