Dom12152019

ActualizadoVie, 13 Dic 2019 5pm

Causa BNPB y Baterías: Declaró Scilingo desde España

Intentó responsabilizar al gobierno de Isabelita y a Massera por todo lo actuado y dijo que los procedimientos ilegales eran "reglamentarios".

 

El capitán (RE) Adolfo Scilingo, quien cumple condena de prisión perpetua en España, brindó su testimonio hoy en el marco del juicio oral y público por delitos de lesa humanidad en la causa Armada Argentina, y reveló que "en los reglamentos militares anteriores al golpe 1976 estaba legalizada la tortura", publicó www.elrosalenio.com.ar

"Si usted ve los reglamentos habla de cosas increíbles, primero legaliza la tortura, después el famoso Plan Cóndor. Se dice claramente que las unidades antisubversivas podían operar en otros países", contó Scilingo por videoconferencia ante el Tribunal Oral Federal integrado por los jueces Jorge Ferro, Martín Bava, Mario Triputi, quienes se encontraban en el Aula Magna de la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca.

El fiscal de la Unidad de Derechos Humanos, José Nebbia, le solicitó al represor que brindara detalles sobre el período anterior al año 1977 y que contara cómo, cuándo y dónde se enteró de que se iba a producir un golpe de Estado en la Argentina.

El testimonio se brindó en el marco de la causa 1103, caratulada "Fracassi, Eduardo René y otros sobre privación ilegal de la libertad agravada, reiterada, aplicación de tormentos reiterada, homicidio agravado reiterado a Aguilar, Guillermo Aníbal y otros (Armada Argentina)".

"En el año 75 y 76 tuvimos que ir el grupo mío y el de otro buque a Baterías a hacer instrucción antiterrorista, antisubversiva y ahí conocimos por primera vez los reglamentos militares", expresó.

Scilingo recordó también que en 1974 "cuando se produce el intento de copamiento de una unidad militar en Azul, a los integrantes de la Marina les transmitieron un radiograma en el cual se decía que había que exterminar uno por uno los terroristas que quedaban vivos".

El ex marino sostuvo que el almirante Eduardo Emilio Massera, entonces jefe de la Armada, tenía antes del golpe "directivas secretas" que le permitían actuar con amplios poderes en la lucha antisubversiva.

"Creó con la compañía de Ceremonial de la Escuela de Mecánica el grupo de tareas 3.3.2 que estaba dentro el organigrama, esa información no era calificada y nos daban a nosotros (la tarea); por eso, me llama la atención que se llamen centros clandestinos de detención, cuando era totalmente legal y reglamentario", expresó.

Scilingo, en referencia a preguntas del fiscal dijo que "hubo varias reuniones en Puerto Belgrano sobre la situación general del país", y que "todos los miércoles, a nivel de Comando, sobre la lucha antiterrorista" por órdenes que venían de Massera.

También Scilingo fue consultado sobre si tenía alguna relación con el diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca y si el medio pudo influir en las posturas o decisiones de la Armada Argentina. "Personalmente tenía amistad con Federico Massot (hermano, ya fallecido, de Vicente, actual director del diario e imputado por delitos de lesa humanidad) era muy hábil y vivo, estaba siempre buscando información de la Armada", sostuvo al indicar que "creo que más influencia tenía el periódico Convicción, que lo manejaba Massera" (el declarante pasó por alto que en los comienzos de la represión ilegal y en la peor época del terrorismo de Estado, el diario Convicción no existía).

"A mi entender, porque era teniente de fragata en esa época, era un disparate lo que se decía en los reglamentos. Todo eso se consumó en pleno gobierno de Isabel Perón. Era parte de un Comando Operacional y las actividades gubernamentales que estaban dentro del reglamento", expresó.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar