Dom10252020

ActualizadoDom, 25 Oct 2020 1am

Bevilacqua, con un ojo en la definición de Larraburu y otro en el armado de Julián Domínguez

Mientras que el armador massista Dámaso Larraburu confirma que no será candidato en la misma boleta que De Narváez y charla con el sciolismo, al intendente, que quiere ser legislador, se le abre la opción de plegarse a su amigo Julián Domínguez.

 

Las fugas del massismo parecen ser más abruptas y masivas, pintando una situación compleja y difícil de emparchar. En Bahía Blanca, las conversaciones del referente y armador Dámaso Larraburu con el sciolismo ya están en su punto más alto y hacen inminente una determinación de quien fuera tejedor del massismo en la Sección.

En ese marco, las especulaciones sobre la posible salida de otro intendente, Gustavo Bevilacqua ya comenzaron a crecer. Fuentes consultadas por INFOCIELO precisan que todavía el jefe comunal está junto a Sergio Massa, pero el rumbo que está tomando la campaña del diputado nacional desideologizando la política y tomando distancia del peronismo, hasta el punto de buscar confluir con Macri, podrían ser determinantes para el futuro del alcalde.

El factor De Narváez, en esta ecuación es determinante: “Si tengo que ser candidato en la misma boleta que De Narváez me iré del FR y conformaré una fuerza vecinal. No tengo nada que ver con De Narváez, yo soy peronista y él no sé qué es, habría que preguntarle”, declaró recientemen Larraburu. En el massismo que construyó Larraburu no quieren saber nada con el "Colorado" y parece ser la carta de salida que tienen guardada, a menos que Massa tome una decisión extrema.

Si bien Bevilacqua ya ha tomado la determinación de no ir por la intendencia, su decisión en jugarse por una legislativa lo mantiene expectante a lo que se construya a nivel bonaerense, sin dejar de prestar atención a los números del distrito. En ese punto, el randazzista Marcelo Feliú, pica en punta para quedarse con la intendencia, en una interna del kirchenrismo que tiene también a Iván Budassi, que no logra despegar en las encuestas y a punto de incorporar a Dámaso Larraburu, quien también se lanzó para jugar.

La crisis interna y los conflictos en el Concejo Deliberante donde las diversas líneas se partieron signaron el fracaso del massismo en Bahía Blanca y el rechazo popular a su contrucción política que hasta ahora tampoco aparece con fuerza.

Ahora, si bien Larraburu tiene llegada al sciolismo, el jefe comunal se sale de esa línea. Sus relaciones son excelentes con Julián Domínguez, hasta el punto de que estudiaron juntos. Las posibilidades del presidente de la Cámara de Diputados que sigue en carrera firme por la Gobernación le darían la chance a Bevilacqua de jugarse a ir por el ansiado cargo legislativo dentro del kirchnerismo.

Como referencia de este otro pase anunciado, Bevilacqua hace un tiempo que viene despegado de la figura de Segio Massa y hasta llegó a no acompañarlo en últimas visitas al distrito. En su sangría, el massismo perdería así no solo otro intendente, sino la chance de competir por uno de los distritos más populosos de la Provincia, donde no tiene un plan B pese a que en las últimas horas, alentando estas teorías, el concejal denarvaísta Martín Salaberry analiza ocupar la vacante.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar