"Iván asume la estupidez de haber arrojado una bengala pero no la consecuencia de una muerte"

Esas fueron las palabras de Gustavo Avellaneda, abogado Defensor del joven bahiense condenado por arrojar la bengala que provocó la muerte de un hombre durante un recital de La Renga en La Plata. "Hablamos de lo que se viene en plazos por el tema de las apelaciones que hay que hacer y, una vez asumido todo eso, se comunicó con su familia, decidió entregarse y acá estamos. Es muy probable que cumpla su condena en nuestra ciudad", indicó.

 

"Después de tener una reunión familiar en la casa de Iván donde él resolvió cuestiones de tipo personal, puso todas las cartas sobre la mesa y le indicó a sus familiares todo lo que tenían que hacer a partir de hoy por sus obligaciones, encaramos las negociaciones con la DDI. Hoy a la mañana nos esperaron y se hizo la entrega formal de Iván en esta sede", sostuvo Avellaneda a CAFEXMEDIO.

Iván Alejandro Fontán (28), el joven oriundo de Ingeniero White que fuera condenado el miércoles pasado a nueve años y medio de prisión por arrojar una bengala que en 2011 provocó la muerte de Miguel "Keko" Ramírez (32) durante un recital de La Renga (en el autódromo de La Plata) permanecía hasta ayer prófugo de la justicia y, finalmente, se entregó esta mañana en la DDI Local.

"Estamos esperando precisamente las comunicaciones que se están cursando con el Tribunal de La Plata porque es altamente probable, si hay cupo, que ya quede en Bahía Blanca. Iván no se fue a ningún lado. Lo que es real es que había salido a caminar, no sé con exactitud dónde estuvo. Simplemente sucumbió ante el monto de la sentencia que le habían dado, eso le acarreó una conmoción personal y tuvo que tomarse su tiempo para resolver cuestiones personales", explicó.

El abogado bahiense comentó que "Ivan tiene un trabajo importante en la empresa Glencore, tiene que asumir obligaciones económicas y familiares y se presentó -en su momento- cuando lo vinieron a buscar desde La Plata y permaneció 50 días preso".

"Hablamos de lo que se viene en plazos por el tema de las apelaciones que hay que hacer y, una vez asumido todo eso, se comunicó con su familia, decidió entregarse y acá estamos. Ojalá que el tiempo de condena para Iván sea poco. Ahora vienen los plazos de lo que son las apelaciones que se van a interponer, en 20 días por ejemplo ya tenemos una. De los 9 años y medio, por lo menos, la mitad va a tener que cumplir si llegara a quedar firme la sentencia hoy", remarcó.

"La ausencia de Iván no puede perjudicarlo en absoluto al momento de pedir algún beneficio. No fueron más de 24 o 48 horas. La DDI que ha actuado con toda profesionalidad, se presentó en la casa de Iván en su momento con una orden de allanamiento emitida por el Tribunal de La Plata y después no hubo ninguna persecución más. A Iván ese tiempo le sirvió para pensar y tomar decisiones. Gracias a Dios lo veo muy entero, estuvimos charlando mucho porque él está más interesado que nadie por saber concretamente cómo son los plazos de lo que se viene y ahora con la alegría mayor de que hay altas posibilidades de que se quede en Bahía Blanca", enfatizó.

Avellaneda expresó que "se cursó una comunicación con el Tribunal de La Plata, para ver sin en el servicio penitenciario hay cupo aquí en Bahía Blanca".

"Iván no asume para nada la responsabilidad del acto. Lo que asume es haber disparado una bengala en un recital como una cuestión-si se quiere- imprudente. Es decir, asume la estupidez pero no asume la consecuencia de una muerte. Nosotros hemos probado acabadamente que lo que impactó sobre Miguel Ramírez no fue lo que disparó Iván Fontan. De eso estoy completamente seguro. Es una obviedad decir que Iván tiene miedo por su seguridad, es lo que nos manifiesta. Sabemos lo que es la vida en una cárcel y obviamente que ese es el mayor temor que tiene. No le puedo dar garantías pero tenemos que tratar de que esté en el lugar más cómodo y contenido", finalizó.