Mar10272020

ActualizadoMar, 27 Oct 2020 12am

"Con el cierre de los cabarets no se termina con la prostitución en nuestra ciudad"

Esas fueron las palabras del Fiscal Mauricio Del Cero, al referirse al proyecto aprobado la semana pasada por el Concejo Deliberante que establece el cierre definitivo de los cabarets en la ciudad. "No hay dudas de que hay más prostíbulos de los que la gente piensa", indicó.

 

"Está lleno de gestores de mujeres y organizadores que facilitan la prostitución. No hay dudas de que hay más prostíbulos de los que la gente piensa en nuestra ciudad", expresó a CAFEXMEDIO, Mauricio Del Cero, titular de la Fiscalía de Delitos Sexuales.

La semana pasada el Honorable Concejo Deliberante aprobó el cierre definitivo de los cabarets en la ciudad de Bahía Blanca.

La normativa establece la prohibición de "cabarets, whiskerías o locales que bajo cualquier forma o denominación de características similares permitan que sus propietarios o administradores obtengan un lucro, ganancia o comisión por la explotación sexual o el ejercicio de la prostitución de terceros, hayan aquellos prestado o no su consentimiento".

"De ninguna manera se termina la prostitución en Bahía Blanca. El objetivo de quienes fueron autores del proyecto, con quienes he conversado, seguramente tienen esa intención pero ningún delito va a desaparecer porque se investigue más o porque se aumenten los controles. Sí es un instrumento más, desde lo administrativo, para poder de alguna manera controlar los prostíbulos que antes funcionaban con un propósito comercial", subrayó Del Cero.

"Yo no conozco ningún lugar en el que podamos prescindir tan separadamente la actividad de los prostíbulos. Donde hay alternadoras, tenga la seguridad de que hay un grado de prostitución o de facilitación sexual ahí. Hay que hacerse a la idea de que hubo un cambio de paradigma por el cual el cuerpo de la mujer ha dejado de ser un objeto y el Derecho no puede hacer como si no hubiese pasado nada", afirmó.

En la práctica, los locales que estén encuadrados en esos parámetros tendrán 30 días para presentar un proyecto a la Municipalidad que excluya la explotación sexual y 90 días más para realizar las reformas que se consideren necesarias.

La Guardia Urbana estará a cargo de realizar un "exhaustivo" relevamiento de los lugares de esparcimiento nocturno en que se presuma la existencia del ejercicio de la prostitución. Ahí elevará un informe a la autoridad de aplicación cada 30 días.

"Entiendo que haya una naturalización del tema o que determinados sectores sociales no estén de acuerdo con la inteligencia de la ley que prohíbe la explotación económica aún con el consentimiento de la mujer. Esto es lo dispone la ley y está en el marco de los tratados internacionales que la Argentina ha suscripto y se comprometió a proteger a las víctimas de delitos de trata y sub-delitos conexos", remarcó.

Del Cero dijo que "no conozco ningún lugar denominado cabaret que se limite a presentar shows artísticos como uno puede ver en París, en Broadway o en Nueva York sin alternadoras, aún cuando en el lugar no se efectúen lo que se denomina pases sexuales".

"Normalmente los proxenetas que hemos visto en Bahía Blanca, si bien no tienen una habitación para concretar el intercambio sexual, sin embargo tienen acuerdos con taxistas y hoteleros. El conocido, tradicional y popular prostíbulo ubicado en Soler 670 tiene un acuerdo con algún que otro hotelero. Cuando llegaba un cliente, pagaba 800 pesos y una señorita salía para ese prostíbulo y llevaba a cabo el pase y ese importe quedaba para el hotel", comentó.

El Fiscal aclaró que "lo que se denomina prostitución, en sí misma, no es ni buena ni mala sino que es un actividad tolerada por el Estado en la medida en que sea ejercido en forma autónoma e individual por una persona".

"Nosotros no somos ni reglamentaristas no prohibicionistas. El Estado no fomenta pero sí tolera, permite, acepta que una mujer o un hombre puedan ejercer la prostitución. Ahora bien, el problema viene en otro nivel y arranca con la explotación económica. Es decir, cuando alguien económicamente saca tajada de los procesos de un cuerpo ajeno. La prostitución, cuando saca tajada, el volumen está en el mínimo. Cuando lo ponemos al máximo, entonces hablamos de trata. Una situación en la que el proxeneta capta a una persona -dentro de un lugar geográfico-, la transporta y la recibe dentro de un lugar destinado a la explotación sexual", mencionó.

"Mientras que el proxenetismo tiene que ver con la explotación económica de la prostitución ajena; la trata tiene que ver con la captación, transporte y recepción de personas con fines de explotación sexual", finalizó.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar