Mar10202020

ActualizadoLun, 19 Oct 2020 6pm

"Hoy en día, hay sólo dos geriátricos habilitados en la ciudad"

Esas fueron las palabras de Gonzalo Rojas, titular de la Cámara de Geriátricos, quien se refirió a la clausura de un geriátrico clandestino el último sábado en Saenz Peña 2207, donde el llamado de un vecino alertó sobre las pésimas condiciones en las que vivían cuatro abuelos, obligó a las distintas autoridades a explicar el grado de responsabilidad que les cabe.

 

En diálogo con "CAFEXMEDIO", Rojas se refirió al lamentable suceso: “Desde el sector empresarial tenemos una indignación total. Estamos absolutamente en contra de lo que pasó, lo repudiamos. Esto genera un miedo social que siempre está presente. La gente tiene un resquemor contra los geriátricos y esto hace que crezca ese miedo”.

“El caso de Gabriela Ranguileo -la dueña del clandestino espacio clausurado el sábado-, es un caso aislado. Nosotros la conocemos, estuvo en algunas reuniones. Ella era la responsable del geriátrico clandestino que se incendió el año pasado. Debería asumir cargos judiciales porque si los abuelos encontrados la madrugada del sábado presentan un cuadro de neumonía, el riesgo de muerte existe”, indicó.

Además, comentó que "esta persona ha sido perseguida cada vez que cambió su domicilio" y aclaró que, quienes terminan pagando siempre las consecuencias, lamentablemente, son los abuelos".

"Tomamos las cartas en el asunto desde el aspecto legal, estamos trabajando en conjunto con Región Sanitaria I y el Concejo Deliberante para que no ocurra más”, respondió con relación a si esta situación se repite en distintos hogares para la tercera edad", subrayó.

El secretario de la Cámara aseveró que “este lugar no estaba habilitado como geriátrico. Hay muchos que funcionan sin estar habilitados pero no son muchos los que funcionan de esta manera. La realidad es que hay muchos que geriátricos que están en proceso de habilitación, han presentado los papeles, con número de expediente, eso quiere decir que están controlados. Es decir, tanto la entidad pública -Región Sanitaria- como nosotros que pertenecemos al sector privado, sabemos que existen y podemos llevar un control de cómo funcionan".

Rojas asegurpo que "la gran mayoría de los geriátricos trabajan con conciencia, ya que hemos logrado que se pongan en regla, que muestren cómo están, que respeten las normativas de higiene y debemos descubrir dónde están estos lugares para actuar como corresponde”.

“La Cámara tiene asociados más de 30 geriátricos en Bahía Blanca. Como te dije, hay algunos en espera a los que se los debe inspeccionar. Hasta el año pasado se aceptaban a todos. Ahora es más estricto luego del decreto 1190 de mayo de 2014 que reformula algunos puntos de la Ley de Geriátricos. "Tras estos recientes cambios en la ley, hoy en día -aunque una buena cantidad de entidades de este tipo se encuentra en vías de regularización- hay sólo 2 de 300 geriátricos que están habilitados en Bahía Blanca y uno más que pertenece a la región, en la ciudad de Médanos", afirmó.

De todos modos, las cifras no son exactas, ya que, según el propio Rojas, “hay muchos establecimientos de este tipo que son clandestinos. Todos los días abre uno nuevo que ni siquiera se conoce, por eso es difícil calcular cuántos tenemos en la ciudad”.

“Esta proliferación hace que algunos disten de ser espacios dignos y así fue como sucedió el lamentable hecho del fin de semana”, dijo en referencia al geriátrico de Villa Rosas clausurado.

También Rojas aclaró qué hacer a la hora de elegir un geriátrico para un abuelo, sugiriendo que “lo ideal sería dirigirse a Región Sanitaria I para que los orienten sobre los que están habilitados y los que están en proceso. Es fundamental entrar y mirar el lugar, preguntar qué van a comer, quién es el médico y solicitar un servicio de emergencia. Controlar todo lo que haga al bienestar físico y de salud del abuelo”.

"El mayor problema por el cual no se están habilitando más geriátricos es el tema edilicio. La mayoría de los geriátricos funcionan en casas antiguas, que tienen el defecto del piso de madera con cámara de aire abajo. Eso es lo que cuesta más dinero cambiar y por ahí pasa el miedo de los propietarios, porque es un dinero del que mayormente no disponen".

"Lo que tienen que saber es que, tanto Región Sanitaria como las demás entidades públicas, dan un tiempo prudencial para que se vayan poniendo en regla con ese tema. No es que no los van a dejar trabajar o los van a clausurar por esa situación. La prioridad son los abuelos. Al momento de una fiscalización, lo primero que se observa es la higiene, la alimentación, el cuidado y los controles médicos de los abuelos. En segundo plano viene la cuestión edilicia", expuso.

Luego de anticipar que mañana y el viernes mantendrá reuniones con autoridades de Región Sanitaria y concejales para comenzar a profundizar los controles, el titular de la Cámara de Geriátricos, Gonzalo Rojas, especuló ayer con que en la ciudad podrían ser alrededor de 6 mil los abuelos internados.

Rojas se refirió, además, a la necesidad imperiosa de que aquellas personas que decidan instalar un lugar de estas características “lo declaren en Región Sanitaria” para que no se repita lo que sucedió días atrás.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar