Vie12062019

ActualizadoVie, 06 Dic 2019 12pm

Por el desborde del Dique Paso Piedras, "no existe riesgo de inundación para los campos de la zona"

Según lo informado por la Autoridad del Agua de la Provincia de Buenos Aires, “el caudal que circula por vertedero del Dique Paso de las Piedras es de 8 metros cúbicos por segundo, mientras que el cauce del Rio Sauce Grande está preparado para escurrir entre 30 y 20 metros cúbicos por segundo, dependiendo el sector que se trate”. “Por lo tanto, por el momento y bajo estas condiciones no existiría riesgo de inundación”, aseguraron desde ADA.

 

Tras alcanzar los 165,04 metros sobre el nivel del mar durante la mañana del sábado 18 de abril, el dique Paso de las Piedras comenzó a desbordar líquido hacia el río Sauce Grande, aunque desde la Autoridad del Agua aseguraron que, por el momento, no habrá consecuencias.

Así lo confirmó la titular de ADA, Marta Crisafulli, quien dialogó con "CAFEXMEDIO" y dijo que "el posible desborde se venía avisando en los anteriores informes del dique”, sin embargo al ser consultada por qué desde marzo no se avisaban posibles incrementos en la cota respondió que consideran suficiente la publicación en internet.

"Los desbordes se producen de manera constante pero ordenada y -por el momento- no reviste gravedad para los campos de la zona".

Hasta el martes, el nivel del embalse se encontraba 20 centímetros por debajo de la cota máxima y los desbordes eran ocasionados como consecuencia del viento, aunque algunas lluvias registradas en la región en las últimas horas colmaron la capacidad del dique.

Crisafulli explicó que no pensaron en abrir las compuertas para eliminar el sobrante y que la decisión es utilizar el recurso natural del dique para enviar el líquido hacia el arroyo Sauce Grande, en el que, en las últimas horas, no se observaron modificaciones en el caudal de agua en las cuencas media y baja.

“Hay agua que desborda de manera constante pero por el momento no debemos alertar a la gente. Creemos que el Sauce Grande va a tener más caudal de agua que lo habitual pero no va a superar la línea de inundación. Le pido a la gente que no se asuste porque estamos ante una situación que, por el momento, está controlada”, aseguró la titular de ADA.

La funcionaria provincial explicó que "hay que entender que, desde fines de marzo, tenemos un acumulado de 109 a 110 milímetros y en lo que va del año hemos superado más de la mitad de todas las lluvias acumuladas del año pasado".

"La función del dique es acumular agua para abastecer a la población de Coronel Rosales y de Bahía Blanca aunque pudo haber funcionado como regulador de crecidas", aclaró.

"La política actual de la ADA es no alterar el nivel del volumen del embalsado, porque venimos de una crisis cruenta donde, una vez que se bajó el nivel, no hubo recuperación. Quiero aclarar que las compuertas funcionan. Se aplica el protocolo del plan de emergencia, por cuanto -aún en épocas de crisis donde no se iban a accionar- se prueban periódicamente", remarcó.

Crisafulli comentó que "recién hace un mes se produjo el primer desborde en más de 10 años, entonces cuando se evalúen nuevas políticas, si es necesario, se verá la manera de operar pero no podemos perder la perspectiva de que el agua que sale por la compuerta va al mismo lugar donde va el agua que rebalsa, es decir, el agua va al cauce del Sauce Grande.

La titular de ADA afirmó que, "ante este tipo de eventos, ADA, que se encuentra a cargo del dique, tiene dos opciones: optar entre abrir las compuertas y posibilitar un desembalse controlado hacia el río Sauce Grande o bien dejar que alguna nueva lluvia, como las que se pronostican para las próximas horas, haga que grandes caudales desborden por el vertedero hacia el río".

"No se trata de una decisión fácil, sobre todo porque hace diez años el Comité de Cuenca decidió bajar la cota a 163,50 metros y lograr margen suficiente para absorber nuevas crecidas y evitar inundaciones aguas abajo de la presa. Sin embargo, dicha postura resultó negativa por cuanto la temporada de lluvias no sólo no se tradujo en aportes importantes, sino que la sequía de años posteriores hizo bajar la cota a niveles peligrosos para el abastecimiento de Bahía Blanca y Punta Alta", subrayó.

Para finalizar, recordó que los desbordes sólo se produjeron en dos oportunidades, siendo la primera en octubre de 1984, al haber llegado a la cota 165,16 y la segunda se registró en noviembre de 2002, cuando se alcanzó una cota de 166,05 metros.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar