Sáb12162017

ActualizadoVie, 15 Dic 2017 5pm

Extraño: El Sindicato de Empleados de la AFIP emitió opinión sin la firma de su titular, Luis Serra

 Expresaron en un extenso documento que "la ex Dirección Regional Bahía Blanca venía incrementando su recaudación en un porcentual mayor al promedio nacional y que la disolución de una Dirección Regional no tiene precedentes dentro de la AFIP". Agregaron que "las autoridades de la AFIP han decidido disciplinar a quienes resisten las injusticias hacia los trabajadores para dejar a estos totalmente desprotegidos". No lo firmó el concejal oficialista, Luis Serra.

El documento enviado a los medios es reproducido de manera completa por CAFEXMEDIO a continuación: 

 

DISOLUCIÓN DIRECCIÓN REGIONAL BAHÍA BLANCA DE LA AFIP
INFORME DE AEFIP SECCIONAL BAHÍA BLANCA

Tal como es de público conocimiento, hace más de dos años que venimos manteniendo un conflicto gremial con la conducción de la AFIP productos de varias reivindicaciones que entendemos justas. Habida cuenta de ello, nuestra conducción nacional, ha dispuesto medidas de fuerza a lo largo del conflicto que tuvieron un alto acatamiento en nuestra Seccional y en muchas otras del país. También se realizaron manifestaciones a la sede central de la AFIP a las que concurrieron compañeros de nuestra Seccional.

A lo largo de todo el conflicto, nuestra Seccional acompañó todas las medidas de fuerza dispuesta por la conducción nacional y en ningún caso realizó medidas adicionales. Todas las manifestaciones realizadas por nuestra organización fueron ruidosas pero pacíficas y sin el más mínimo incidente.

Tenemos en ese período una gran cantidad de diálogos infructuosos, promesas incumplidas, actas firmadas y no respetadas, denuncias al Ministerio de Trabajo, etc.. Inclusive fuimos muy criticados por nuestros afiliados, en su momento, por acceder a todas las instancias de diálogo que se presentaban y que resultaban en nuevas dilaciones sin propuestas, ni reales intenciones de diálogo por parte de la AFIP.

También vimos que durante todo el período del conflicto, desde la AFIP se encargaron de desplegar todo el manual de prácticas desleales, agregando inclusive algún capítulo, situaciones que fueron denunciadas al Ministerio de Trabajo.

El día 2 de agosto de 2012, sucede algo en Bahía Blanca que tiene que ver justamente con las prácticas desleales llevadas a cabo de la forma más cobarde. La AFIP decidió tomar represalias con uno de nuestros compañeros por participar en una movilización gremial. No contentos con este atropello, esa situación le fue comunicada por quién lo venía a remplazar, que no era ni mas ni menos que la Sra. Teresita Brass de Dómina, quién se había acogido a los beneficios del retiro voluntario en el año 2000 y que de un tiempo a esta parte venía cumpliendo funciones como contratada en Buenos Aires a las órdenes de Silvana Quinteros, amiga personal de Echegaray. Ambas señoras, litigaban conjuntamente contra la AFIP antes de acceder, por la ventana, a altos puestos en el Organismo.

Ante tamaña injusticia que viola burdamente el derecho que tenemos a manifestarnos pacíficamente, la reacción de todos quienes integramos esta Seccional fue inmediata.

Primero nos reunimos con el entonces Director Regional y con la Sra. Teresita Brass de Dómina e intentamos una solución al problema a través del diálogo. Ante la confirmación, por parte de ambos, de las aberrantes razones del desplazamiento del puesto de supervisor del compañero, convocamos a una asamblea en la que decidimos: hacer un paro para el día siguiente, convocar nuevamente a una asamblea para el lunes 6 de agosto (esperanzados de que se abra una instancia de diálogo que permita solucionar el origen de las medidas) y salir en ese momento a manifestarnos a las puertas del edificio. Todas estas acciones fueron notificadas al Ministerio de Trabajo.

Una vez más nos manifestamos ruidosa y pacíficamente, cortamos “parcialmente” la calle San Martín al 100, sin incidentes, no fue necesaria la presencia policial, se trato como siempre con el debido respeto a todos, simplemente expresamos nuestro malestar por una situación sumamente injusta.

La jornada de paro prevista para el viernes 3 fue contundente, fueron muy pocas las personas que concurrieron a trabajar.

Desde el jueves 2 que intentamos comunicarnos con distintas autoridades nacionales de la AFIP y no nos contestaban el teléfono, situación que contrasta con la supuesta predisposición al diálogo manifestada.

El lunes solo teníamos negativas a dialogar, cuando nos confirman que se trasladarían a la ciudad funcionarios nacionales, al llegar a nuestro lugar de trabajo notamos una fuerte presencia policial (uniformados, de civil, patrulleros, etc..). Pese a ello se realizó con normalidad la asamblea prevista, en la que decidimos esperar la comitiva de funcionarios en asamblea permanente y manifestándonos.

La manifestación se realizó nuevamente en forma ruidosa y pacífica, pero cerca de las 16:00 hs. vimos que la presencia policial se incrementaba y llegaron los funcionarios acompañados, no solo de la policía (provincial y federal), sino también de un grupo de personas que se negaron a identificarse.

Si bien la presencia policial era exageradísima, todos los efectivos, uniformados o de civil, se condujeron con el debido respeto hacia los trabajadores.

Contrariamente, el grupo de “seguridad privada” que se negó a identificarse intentó sacarnos los bombos, manifestaron que nos sacaría por “las malas” y nos impidieron el ingreso a nuestro lugar de trabajo (canales locales tomaron imágenes de estos oscuros personajes).

Pese a la actitud provocativa y desafiante de los matones que acompañaron a los funcionarios, todos los trabajadores ignoramos las provocaciones y seguimos manifestándonos pacíficamente.

Los funcionarios llegados de Buenos Aires reunieron a todos los jefes de División y al Director Regional y les manifestaron que reemplazarían al Director Regional por el alto grado de acatamiento a las medidas de fuerza en Bahía Blanca. Que la AFIP estaba buscando jefes que puedan convencer a sus empleados de que no tienen que hacer paro y que si no pueden hacerlo deben dar un paso al costado, apretando y violando garantías consagradas en nuestra Constitución.

También manifestaron que el sindicato no permitía ingresar a su trabajo a quienes no adherían a las medidas de fuerza, lo cual es una mentira absoluta.  Si bien hemos tenido alto grado de acatamiento a las medidas, siempre hubo compañeros que no adhirieron y pudieron trabajar sin inconvenientes.

Luego de la amplia gama de solapadas amenazas a quienes hicieran paro por parte de los funcionarios nacionales, la conducción local del sindicato se reunió con ellos a intentar un diálogo que permita la solución del conflicto. Lamentablemente estos funcionarios seguían sosteniendo que éramos los dirigente los que obligábamos a los trabajadores a hacer las medidas de fuerza.

El martes 7 arrancamos la jornada en asamblea ante la falta de respuestas y ante una nueva injusticia, el reemplazo del Director Regional por no convencer a los trabajadores de que no pueden hacer paro.

Todavía seguía la presencia policial en el edificio y de algunos patovicas que se veían en el café que está frente al edificio. Los funcionarios llegaron a media mañana, pasaron por el medio de la concurrida asamblea, sin necesidad de custodia y sin haber recibido la mas mínima agresión de ningún tipo.

Ante la intención de hablar por grupos por los trabajadores y la creciente preocupación de todos por la situación, la asamblea se movilizó hasta donde estaban las autoridades y debatió durante más de tres hora con ellos. Como conclusión los funcionarios aceptaron dar marcha atrás con el desplazamiento del supervisor que había participado de una manifestación.

Habida cuenta del compromiso asumido por las autoridades presentes, ratificado luego a los dirigentes locales, todos los trabajadores volvieron a sus puestos de trabajo a desarrollar normalmente sus tareas.

En el medio de todo esto, recibimos amenazas de que nos mandarían 40 patovicas, Pablo Gatti mintió manifestando en medios locales que nunca se había desplazado al supervisor, etc.. Pese a las mentiras, esta conducción y los trabajadores que representamos mantuvimos la palabra empeñada y continuamos desarrollando normalmente nuestras tareas.

El día jueves, con un Director regional puesto en funciones 48 hs. antes, desaparecieron los funcionarios nacionales y el nuevo Director Regional y apareció un fax con la Disposición 299/2012 (AFIP) disolviendo la Dirección Regional bahía Blanca. Vimos comunicados desmintiendo esa situación por parte de la AFIP y al día siguiente la disposición publicada en el Boletín Oficial.

Si bien la disposición hace referencia en los considerandos a razones de tipo funcional, el propio Echegaray en videoconferencia manifiesta claramente que se trata de una reprimenda a las acciones gremiales que además es ejemplificadora con el resto del país. Esta videoconferencia salió a la luz al ser publicada por algunos medios la semana pasada y puede ser vista por cualquier persona en Internet.

Al día siguiente llegó la disposición 285/12 (SGRH) AFIP desplazando a 49 de los 51 cargos de jefaturas que había en la ciudad de Bahía Blanca y nombrando a tres personas.

Desde ese momento hay un total desconcierto de todos los compañeros que en muchos casos no saben en que oficinas van a prestar servicios, no saben si van a ser trasladados, algunos ni siquiera pueden ingresar a sus computadoras para trabajar porque les dieron de baja todas las claves de acceso.

Vinieron nuevamente algunas autoridades nacionales que manifiestan que no se van a producir traslados ni despidos, pero también anteriormente se habían comprometido delante de todos a cumplir con un acuerdo que rompieron. Mientras manifiestan que no van a trasladar personal, mandan una disposición reglamentando el procedimiento para los traslados, amenazan solapadamente a quienes participen de expresiones gremiales con el pase a la Aduana y el traslado a un puesto de frontera y se encargan de sembrar miedo e incertidumbre en los trabajadores.

La AFIP a querido desviar el eje de la discusión hacia distintos planos, la repentina renovación tecnológica, la mentira de que nunca se disolvería la Dirección Regional, el comportamiento de los contribuyentes en la región, el estar nuestro gremio afiliado a la CGT, etc.. Todos y cada uno de los argumentos quedaron sepultados ante la categórica manifestación del propio Ricardo Echegaray en la videoconferencia dirigida a todos los trabajadores de la AFIP.

Lamentamos mucho que importantes autoridades quieran reducir el problema a algunos petardos que solo hacen ruido, a los bombos, o a cambios tecnológicos que castigan a trabajadores y contribuyentes de la ciudad.

Tenemos la tranquilidad de quienes actúan en función de lo que entienden justo, de quienes no reciben órdenes de cómo actuar ante las injusticias, de quienes pese a disparidad de poder mantienen sus convicciones.

Es difícil saber cual es el real objetivo de esta decisión, sabemos que para obtenerlos rápidamente las autoridades de la AFIP han decidido disciplinar a quienes resisten las injusticias hacia los trabajadores para dejar a estos totalmente desprotegidos.

Para contrarrestar afirmaciones espurias realizadas tanto a nivel local como nacional, informamos al público en general que la ex Dirección Regional Bahía Blanca venía incrementando su recaudación en un porcentual mayor al promedio nacional y que la disolución de una Dirección Regional no tiene precedentes dentro de la AFIP.  Además, como consecuencia de esta medida llevada adelante con total imprevisión, muchos compañeros llevan más de diez días sin poder realizar tarea alguna, afectándose el normal desempeño del Organismo en mayor medida que contando la totalidad de las medidas de fuerza implementadas en los últimos dos años.

                  Sebastián E. Más                                                         Luis E. Luini
              Secretario de Finanzas                                         Sec. de Asuntos Sindicales

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar