Mar10202020

ActualizadoMar, 20 Oct 2020 6pm

Denuncian fraude con horas extras, viáticos, contratos y subsidios truchos, en el Ministerio de Breitenstein

La Comisión de Investigaciones Científicas, órgano dependiente de la cartera de Producción que lidera el bahiense Cristian Breitenstein, está siendo investigado por el Tribunal de Cuentas de la provincia por graves anomalías en su funcionamiento.

 

La Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) de la provincia de Buenos Aires (dependiente del ministerio de Producción), es un organismo que se tendría que fijar en el desarrollo científico de la provincia, pero en vez de pensar en el progreso intelectual bonaerense, está rodeado de turbios manejos que la sumergen en un oscuro presente.

Fuentes consultadas por diariohoy.net, aseguran que el Tribunal de Cuentas provincial (HTC), órgano autárquico y que no responde a ningún interés político partidario, habría puesto el acento en los oscuros ardides que muchas de las autoridades de la CIC vendrían realizando en el organismo.

Entre las anomalías detectadas, figuran fraude con horas extras no trabajadas, viáticos cobrados por tareas no realizadas, contratos y subsidios truchos para obras imposibles de comprobar que se hayan llevado adelante, y que superan ampliamente los 10 millones de pesos en los últimos 4 años.

Según se pudo conocer, la auditoría del HTC habría terminado hace poco más de tres meses, y los resultados serían catastróficos para la administración provincial. Igualmente el trámite se encuentra en estado administrativo, y como corresponde en cada auditoría, se le pidió al presidente de la CIC, José María Rodríguez Silveira, que haga su descargo y presente pruebas correspondientes de sus actos.

Cuantiosas anomalías

Las pruebas a las que tuvo acceso diariohoy.net, relatan que la estafa estaría en hacer figurar como horas extras o viáticos trabajos no realizados a empresas, y todo eso pasa a formar parte de un fondo de servicios a terceros que sirve para pagarle un plus salarial mensual a los trabajadores, aunque la mayoría de ese dinero se la llevan los que ocupan niveles jerárquicos más altos dentro de la CIC.

Luego de que se hiciera esta inspección del HTC, se habría dejado de pagar este plus, ocasionando un daño económico a los trabajadores que lo percibían. En dicho procedimiento estarían involucrados los gremios estatales, tanto ATE como UPCN, y todo estaría avalado por las más altas autoridades de la CIC.

Dentro del trabajo del Tribunal de Cuentas se considera que toda esta actividad sería organizada y pergeñada por las autoridades de la CIC, recaudando de esa manera un fondo económico ilegal dentro de la repartición pública, conocido como plus salarial que se deposita en la cuenta sueldo.

La Cuenta Corriente recaudatoria de servicios a terceros de la CIC tiene el número 1070/4 CBU 014-09998012000010743, con cuenta fiscal en la sede del Banco Provincia localizada en calle 7 entre 46 y 47. Sólo el 5% de ese ingreso por servicios a terceros que se cobra a través de un plus llega a los trabajadores.

Se estipula que ese fondo rondaría entre los 95.000 y los 145.000 pesos mensuales, y que la maniobra se haría desde hace años en la repartición, principalmente a partir del año 2011, y que todo esto le habría costado al erario público la suma de más de 5 millones de pesos en los últimos 4 años.

Funcionarios implicados

La inspección realizada por el HTC, tendría como principales involucrados a muchos de los referentes de la CIC, como su titular José María Rodríguez Silveira, así como también al Secretario Administrativo Diego Turkenich, al ex vicepresidente Rodolfo Bravo, al miembro del directorio Luis Traversa, y a María Rosa Di Soma, encargada de control de gestión.

El director del Centro de Servicios Tecnológicos de la CIC, José María Ochoa, es otro de los involucrados. Bajo su dirección se solicitó fondos a través del acta 1341, donde se le entregó un subsidio en 2010 de $110.00 para comprar un auto que estuviera bajo el control de su dirección, pero desde el HTC habrían constatado que el auto jamás se registró como patrimonio del Centro, y estaría siendo usado en forma particular por Ochoa y lo habría puesto a su nombre.

En agosto de 2013 se designó a Eladio Carpintero a través del expediente Nº 2157754/2013 como Director Provincial de Ciencia y Tecnología, aunque nunca habría trabajado en el lugar y sería un ñoqui de la función pública provincial.

Otro sindicado en hechos oscuros es el exDirector de Administración, Agustín Medina, que en abril de 2014 recibió un subsidio de más de $ 200.000 para gastos corrientes, y otros $ 100.000 para gastos de capital, para formar y organizar un Centro Virtual de Aprendizaje. En julio de 2014 renuncia al cargo pero seguiría vinculado con la puesta en marcha de un centro que jamás se construyó y no funciona, cuando los fondos fueron gastados en su totalidad sin que nadie rindiera cuenta por ello.

Como puede verse, todo un entramado oscuro urdido desde las principales mentes de la CIC, que le habría costado al Estado bonaerense más de 10 millones de pesos en los últimos años, y que pone el acento sobre la forma de hacer política que hay que en los organismos públicos y que alejan a la clase dirigente de una sociedad asqueada de malos manejos y de negocios turbios en la función pública. (Diario Hoy)

Comentarios  

 
0 #1 Acongojado !!!!Marcos 06-04-2015 23:56
>>>>el TIO CaAlos,,,,, a quedado ha la altura de un poroto, debe estar triste porque perdio el invicto, EStOS, lo han superado !!!!!!!!!
Citar | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar