Vie12132019

ActualizadoJue, 12 Dic 2019 11am

"Le dije a Breitenstein que quería cosas concretas porque de promesas ya tenemos un baúl lleno"

Esas fueron las palabras que expresó a CAFEXMEDIO el secretario general de la Asociación de Empleados de Comercio local, Miguel Aolita, acerca de las obras prometidas por el Gobierno de Scioli para remodelar el Autódromo de nuestra ciudad. "En tiempos de campaña anunciaron con bombos y platillos que se iba a finalizar en corto plazo la obra y nunca llegó ese monto para poder llevar adelante los trabajos", afirmó.

 

“La situación es la misma. La verdad he tenido infinidad de reuniones, no te las voy a mencionar todas porque sería inútil pero fueron todo un palabrerío. He escuchado hasta exposiciones públicas acerca de que se iban a conseguir los fondos para la finalización del autódromo y, por lo menos, fehaciente y oficialmente con la Asociación de Empleados de Comercio de Bahía Blanca nadie vino a decirnos nada"", expresó Aolita.

Recordamos que Daniel Scioli estuvo el domingo pasado recorriendo el autódromo de La Plata donde dejó dinero y firmó convenios, mientras que en Bahía Blanca hace más de 4 años prometió y no cumplió, ya que, lamentablemente, el circuito quedó en la nada.

"Tuve hace dos o tres semanas atrás una reunión con el ministro Cristian Breitenstein quien me consultó cuál era la intención del Gremio y yo le transmití que era finalizar el autódromo en memoria del compañero Ezequiel Crisol y dijo que él se iba a poner en contacto con gente para tratar de conseguir los fondos. Le dije que no quería más promesas, que quería cosas concretas porque de promesas ya tenemos un baúl lleno. En tiempos de campaña anunciaron con bombos y platillos que se iba a finalizar en corto plazo y nunca llegó ese monto para poder llevar adelante las obras en el autódromo", sostuvo.

Aolita explicó que para poder habilitar el Autódromo "no sólo faltaba el asfalto sino que falta un montón de infraestructura, como un muro de contención, las vías de escape, los accesos a los boxes, a la playa de control, el compactado de suelos y más ingresos".

"Le transmití a Breitenstein que el Gremio de Bahía Blanca quiere tener el autódromo habilitado, que vengan a correr una carrera y que se disfrute del espectáculo deportivo. No tirar un pedazo de asfalto y que después corran el riesgo los pilotos y luego suframos una desgracia. Yo no voy a poner las arcas del Gremio en juego por caprichos de algunos que solamente digan que tiremos el asfalto y con eso ya está. Queremos una habilitación como corresponde y que puedan correr todas las categorías", enfatizó.

El dirigente local comentó que "la idea, cuando nosotros hicimos el acercamiento con la gente de la ACTC, era básicamente que nos asesoren para ver qué era lo que hacía falta y, a partir de eso, comenzar a realizar los planos del proyecto, sacar los cálculos y montos del mismo".

"También se pensó en convocar a un sector privado. Tuve varias conversaciones con sectores privados que me han demostrado algún interés y yo les dije que las puertas del Gremio estaban abiertas para sentarnos, dialogar. Inclusive, cuando vino Argento a Bahía Blanca, tuvimos una reunión con el intendente Gustavo Bevilacqua y él también abrió la posibilidad de dialogar. Nos manifestó su disposición, no desde el dinero pero sí desde la colaboración municipal", aclaró.

"Acá en realidad lo que hay que hacer es tratar de juntar el dinero. No hay más vueltas que darle a esto. Los arquitectos ya hicieron los planos, el proyecto, todo lo técnico está dado. Estamos hablando de aproximadamente 120 millones de pesos para poder finalizar la obra y habilitarla. No es un dato menor porque por supuesto el Gremio no tiene ese dinero y hay que recordar una cosa: cuando se firmó ese convenio de cesión a la Municipalidad y a través de fondos provinciales y no municipales", remarcó.

Aolita recordó que “la Municipalidad, en su momento, puso la maquinaria y algo de dinero para hacer el movimiento del suelo y prevaleció el asesoramiento de los profesionales que tenía en ese momento el municipio, de sacar, romper, destruir el autódromo existente, hacer un nuevo trazado".

"Alcanzaron a hacer el dibujo, el movimiento del suelo pero después nunca más vino el dinero para el asfalto. Ese movimiento del suelo hoy es inexistente. Han pasado los años y con la lluvia, el viento y toda la compactación que se hizo hay que hacerla nuevamente. En su momento no sólo había un autódromo funcionando porque las categorías zonales y hasta el TC 2000 corrió en Bahía Blanca y ahora ya no existe ese autódromo. Hay un mojón de tierra con el dibujo del trazado pero sin todas las condiciones básicas que se necesitan para seguir adelante”, subrayó.

Para finalizar, aseguró que "el Gremio no cuenta con ese monto de dinero para realizar las obras que faltan y aún contando con ese dinero, nosotros tenemos que proteger y atender los servicios de los afiliados, la masa societaria incluye a más de 14000 afiliados que aportan mensualmente".

"Yo tendría que hacer una asamblea y preguntarles si están de acuerdo en invertir, cuando en su momento se hizo y hay un acuerdo firmado de que, mediante fondos provinciales, iba a llegar el dinero para el autódromo. El autódromo no sólo le sirve a los Empleados de Comercio. Tener una competencia automovilística como el Turismo Carretera mueve 70.000 personas en la ciudad y eso multiplicado por 4 o 5 días hace que se reactive la gastronomía, la hotelería, el comercio y un montón de factores para la ciudad y la región", dijo.

"Me parece que tenemos que pensar en conjunto y unir fuerzas entre lo público y lo privado. Hay que convocar a todos los actores para que tomen conciencia y podamos sacar adelante este emprendimiento”, concluyó.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar