Mar11242020

ActualizadoMar, 24 Nov 2020 3pm

Raúl López invitó a renunciar al Inspector Distrital

"Si tocan a uno, tocan a todos" tituló el consejero escolar de Integración Ciudadana a través de un artículo en el cual expresa su postura ante lo que los gremios entienden como una "persecución sindical" por los tres docentes separados de sus cargos.(ver nota adjunta)

"Es un viejo axioma de quienes defendemos los derechos de los trabajadores. Las patronales no lo pueden entender, tan concentrados ellos en sus propios y egoístas intereses, ignoran estos conceptos de solidaridad de clase", expresó Raúl López, consejero escolar de Integración Ciudadana.

En Educación, hace muchos años que peleamos por la Escuela Pública, pero una Escuela de calidad, no esa que nos quieren hacer creer que el pueblo debe tener, esa escuela que se cae a pedazos y el Estado no invierte, esa de los docentes mal pagos que corren de una escuela a la otra, esa de la flexibilidad al límite, que solo contempla el número de promovidos y para nada el conocimiento.

Esa escuela que cuenta día de clases y habla de “continuidad pedagógica”, siempre y cuando los días que no hay clase sea "culpa de los paros", pero que no le importa cuando no hay agua, se inunda, se electrifican las paredes. O cuando no hay clases por decisiones políticas de los que mandan, llámense feriados puentes o por “única vez”.

Esa escuela en donde los riesgos que se reflejen los problemas sociales sea total responsabilidad del maestro. La escuela de la fusión de cursos, de amontonar alumnos, de consolidar sin aprobación. La escuela de los funcionarios.

Y para estos funcionarios cipayos de los gobiernos, brazos ejecutores de políticas educativas empobrecedoras de conocimiento, denunciar todo lo anterior es ponerlos en evidencia, poner blanco sobre negro a quien defienden cuando alzan las banderas.

Por eso, ante una situación de esclarecimiento de la situación de unas de las escuelas más emblemáticas de la ciudad, víctima de todas estas políticas, estos funcionarios reaccionan de la forma que saben hacerlo: si fueran policías, lo harían con escudos y palos, como manda a hacer el Gobernador cada vez que viene. Pero ellos son de guante blanco, lo que hacen es reprimir con persecución, con hostigamiento, tratando de acallar a los que luchan.

Con sus métodos burocráticos de investigación, presumario y separación del cargo.

Con el dedito acusador de una directora cómplice, víctima de su propia incapacidad para manejar una escuela. Con el desconocimiento de conceptos básicos legales, sindicales, constitucionales.

Creyendo que tratando de acallar o disciplinar algunas voces, acallaran miles de gritos. Desconociendo, que el movimiento obrero, la fuerza del trabajo, venga de donde venga, nunca pudo ser acallada. Ni con balas, ni con secuestros, mucho menos con burocráticos sumarios y abusivas separaciones de cargo. Si, digo para que se enteren, que separaron a 3 docentes solo por organizar una asamblea en la escuela. Como en la dictadura, aunque con métodos y de forma Nacional y popular.

Lamento señor Inspector Distrital haber escuchado de su boca que los dirigentes sindicales mentimos y manipulamos a la gente.

Lamento que lo haya dicho ante muchos testigos, (quienes atestiguaran en la denuncia presentada ante el Ministerio de Trabajo) y que lo afirme con convicción (solo hasta que lo invite a decirlo en una asamblea).

Lamento que ni siquiera sepa la camiseta que defiende. Que no sea representativo de los docentes, que no lo eligieron.

Lamento que no ponga la diligencia y empeño que puso para perseguir compañeros, para arreglar los cuantiosos casos de docentes que no cobran, de solucionar los problemas de infraestructura, ni siquiera haber sabido defenderse y defender el sistema que le paga el sueldo como corresponde frente a un representante del más rancio autoritarismo como Feinmann, dejando flotar que mientras le dieron terrible paliza a un pibe en una escuela, este estaba en su casa y sus agresores en la escuela, debatiendo estérilmente sobre una cuestión semántica.

Lamento tanto que sus energías se dirijan a perseguir docentes, a cuestionar a sus representantes o a separar trabajadores de sus puestos de trabajo. Hay tanto por hacer! Ponga la misma diligencia que puso para que en el término de un mes salga un presumario, lo que generalmente tarda entre un año o dos, en conseguir los cargos que faltan en las escuelas, en que a pesar de la obligatoriedad haya cada vez más deserción, en dejar de fusionar cursos, o aprobar consolidaciones sin ni siquiera el aval de infraestructura, solo porque el director es afín a su espacio político. O tenga la misma celeridad en resolver la denuncia que le presente hace más de 6 meses por falsificación de documento público y nunca me dio respuesta.

Lamento tanto comprobar que todo se puede cuando se tiene voluntad y hoy su voluntad es acallar, perseguir , reprimir, disciplinar.

Y si no, lo invito a renunciar. Haga su vida mas sencilla, vuelva a las aulas, enseñe, forme. Pero desde el conocimiento, no desde la defensa de políticas, que me parece, como dice Serrat, usted no tiene ni oficio ni vocación para hacerlo.

Porque como dije, cuando tocan a uno, tocan a todos. Debería saberlo. Y no hace falta que sea con una granada de gas como a Fuentealba. Los burócratas, usan métodos burocráticos. La respuesta será la misma."

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar