Sáb11282020

ActualizadoDom, 29 Nov 2020 1am

Des-Integración Ciudadana: El Partido Comunista se va del Frente político por la defensa de Monseñor Garlatti

“Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio…”. Podríamos simplemente decir…hasta acá llegamos. La experiencia en el Frente Integración Ciudadana para nosotros ha concluido, seguramente la crónica se quedará con este título", dijeron desde el Comunismo bahiense. Les pareció ofensivo que Héctor Bertoncello asuma la defensa del arzobispo Garlatti.

 

"Hemos sido junto a Integración Ciudadana parte de los fundadores de esta vivencia frentista y unitaria única en la ciudad.  Hemos trabajado y construido junto a muchos compañeros y compañeras la principal fuerza de oposición con enormes posibilidades electorales. Hemos militado  un gran sueño con quiénes fueron hasta hoy nuestros aliados políticos y con quiénes se sumaron a lo largo de estos últimos ocho años, razón por la cual queremos transmitirles nuestra verdad".

"A quienes comprenden o no, compartan o no nuestra decisión les decimos que la tomamos respetando nuestras convicciones, manteniendo coherencia entre nuestro discurso y nuestra práctica. No es capricho, ni apresuramiento, ni intolerancia".

"Cuando nos enteramos días atrás que Héctor “Minucho” Bertoncello se haría cargo de la defensa de Monseñor Garlatti, inmediatamente le solicitamos a Raúl Woscoff una reunión. En la misma le manifestamos que esto no solo provocaría nuestra salida del Frente Integración Ciudadana, sino que lastimaría al interior del mismo.  Para nosotros más allá de cualquier resolución legal, la jerarquía católica de la ciudad encabezada por Garlatti encubrió a un genocida como Aldo Vara".

"Consideramos a Bertoncello un cuadro principal en la creación y desarrollo de este Frente, lo respetamos por esto y reconocemos su sapiencia, volcada al servicio de esta fuerza política cada vez que fue convocado  en momentos difíciles. Fue uno de los siete dirigentes que se atrevió a este sueño colectivo".

"Como se lo hemos manifestado a Woscoff, para nosotros decir Bertoncello es decir Woscoff, y por lo tanto esta decisión nuestra que ha tenido la correspondiente maduración, lejos de modificarse se ha afirmado".

"No solo quedamos los comunistas fuera del frente sino que se somete a la organización a una reflexión: ¿es posible para los dirigentes tomar decisiones individuales sin medir lo que provocan en el colectivo?, o lo que es más grave aún, ¿se tomaron decisiones individuales sin valorar la construcción colectiva?".

"Necesitamos desarrollar algunos conceptos para manifestar con absoluta claridad el porqué nos vamos del Frente Integración Ciudadana. No tiene que ver con contradicciones secundarias, las que han existido en otras oportunidades y siempre hemos tenido disposición para lograr superarlas".

"No tiene que ver con cargos, ni con el accionar de nuestro bloque parlamentario, no tiene que ver con la discusión futura de cómo se hará crecer al frente  a la que siempre hemos enfrentado. Tiene que ver con lo que ya manifestamos claramente, el respeto a nuestros principios políticos y éticos".

"Tenemos en claro dos cosas, una es que el ciudadano Garlatti merece ser defendido para garantizar el debido proceso. Y la otra, es que estamos convencidos que la Curia encubrió a Vara. Porque la historia de siglos de la cúpula de la iglesia lo amerita, siempre han protegido a los suyos sin importar las atrocidades que cometieron".

"Para proteger la estructura entregaron a los fieles que denunciaron esto, bendijeron las armas de los genocidas, fueron partícipes de la dictadura, de allí nuestro convencimiento de que fue cívica-militar-eclesiástica".

"Nadie puede creer que en una estructura vertical como el Vaticano, no se supiera o sospechara donde se escondía Vara, prófugo de la justicia. La afirmación de esto ofende la inteligencia de mujeres y hombres honestos".

"En ese sentido también se sabe que la jerarquía católica, Garlatti, Navarro, los abogados, empresarios y los sectores administrativos que pagaban la jubilación a Vara son encubridores".

"Rechazamos la opinión de algunos que dicen que esto es la persecución histórica del peronismo a la Iglesia, lo que hay acá es simplemente genocidas y encubridores".

"Nos vamos de una  experiencia política con grandes aprendizajes, nos vamos sin especulaciones, convencidos que estamos haciendo lo correcto".

"Teníamos un sueño en esta construcción: cambiar esta ciudad, gobernar para los que menos tienen, destruir la matriz de negocios instalada por lo menos desde el gobierno de Jaime Linares a la fecha, pero nos afirmamos en la interpretación de los sueños que decía Lenin: “es preciso soñar, pero con la condición de creer en nuestros sueños".

"De examinar con atención la vida real, de confrontar nuestra observación con nuestros sueños y realizar escrupulosamente nuestra fantasía”.

"Hay hechos en la vida real como la decisión de Bertoncello de defender a Garlatti, que exigen de nuestra parte abandonar esa construcción frentista  con la tranquilidad y firmeza de estar siendo fieles a nuestra ideología".

"Porque seguimos convencidos de la necesidad de cambiar la ciudad en la que vivimos a diario, es necesario afirmar que no alcanza con las coincidencias programáticas entre fuerzas aliadas tácticamente, que no es principismo lo que funda nuestra decisión, sino la profunda conciencia de que no se puede construir una herramienta política de cambio, con la vieja y malsana práctica de entregar las ideas que son sustancia para el desarrollo de esa herramienta".

"Nosotros reafirmamos, más allá de esta ruptura frentista, nuestro compromiso diario con la construcción de herramientas políticas de transformación. Estamos donde siempre", expresaron por último desde el Partido Comunista y la Federación Juvenil Comunista (La Fede de Watu).

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar