Mar03312020

ActualizadoMar, 31 Mar 2020 10am

Bahía Blanca luce con orgullo el nuevo autódromo "Ezequiel Crisol"... Lejos quedaron los que prometieron y mintieron

A pesar de las trabas y los que se refugiaban en la negativa, a pesar de los que generaron expectativas y nunca cumplieron, a pesar de los vaivenes de la economía en el país, a pesar de todo eso y mucho más, los bahienses podemos decir con orgullo..."tenemos autódromo".

 

Este mediodía fue decididamente un día histórico para el deporte bahiense, con la emotiva ceremonia de reinauguración oficial del Autódromo Ezequiel Crisol de Aldea Romana.

Fue en la recta principal de un circuito que estuvo a pleno en todos sus sectores y contó con la presencia del intendente Héctor Gay, Miguel Aolita (titular de Empleados de Comercio), Hugo Paoletti (presidente de APAT), Leonardo Stella (arquitecto del nuevo circuito), Adrián Saschrgorodsky, (presidente de la sociedad que concesiona el espacio) y Gustavo Altuna (integrante del consorcio del circuito).

Durante el acto se realizó el tradicional corte de cinta y se descubrió una placa con el nombre de "Don Ezequiel Crisol".

"Este reconocimiento, es un tributo a todo lo que luchó por esto Don Ezequiel Crisol. Este es un día muy importante para Bahía Blanca, no sólo para el automovilismo", señaló el Intendente Hector Gay.

"Siempre dije que cuando cortáramos la cinta, iba a ser uno de los días más felices de mi vida; y hoy lo es. Ezequiel descansá en paz. ¡Misión cumplida: Empleados de Comercio vuelve a tener autódromo! Gracias de todo corazón a todos", dijo visiblemente emocionado Aolita.

"Le agradezco a toda la gente que vino, porque ellos, con su granito de arena, van a hacer que este proyecto siga creciendo. Este proyecto empieza hoy, no termina. Ya lo dije: el día que cortemos la cinta va a nacer un nuevo proyecto del autódromo".

Saschrgorodsky y Altuna, principales artífices de esta reinaguración, también vivieron un momento más que especial, luego de mucho tiempo de trabajo detrás de este sueño que hoy, con un espectáculo de lujo, se hizo realidad.

En el 2010, políticos de entonces destruyeron el circuito que estaba en funcionamiento con una promesa: Construir uno nuevo. 

No sólo eso no ocurrió, sino que jugaron con la ilusión de todos los bahienses y en particular de don Ezequiel Crisol, que desde algún lugar ve que un grupo inversor privado con el respaldo de su querido gremio, permitió volver a correr una competencia nacional de automovilismo en la Aldea Romana. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar