Caso Daiana: Presionado, y sin estar convencido, el intendente debió echar a dos funcionarios

El Jefe comunal, en una conferencia de prensa a la que asistieron sólo los medios que ellos invitaron, dio a conocer una noticia que ya se había difundido como versión el pasado lunes. Sacó de su gabinete a los Marcelos: Lenzi y Caramelli. Una decisión tardía y sin repentización.

 

El intendente Gustavo Bevilacqua, dos meses después de la tragedia que le costó la vida a la joven Daiana Herlein, le pidió la renuncia a dos colaboradores: el titular de la Agencia de Planificación, Marcelo Lenzi y al delegado y extitular de paseos públicos, Marcelo Caramelli.

Las circunstancias públicas lo llevaron a Bevilacqua a tener que tomar esta medida, que se contradice con las primeras acciones asumidas por la Comuna, la de sostener "a capa y espada" a sus funcionarios, y a negar sus presencias en el Cuerpo Deliberante.

Ambas posiciones se revirtieron en función de los acontecimientos registrados, en los cuales, bajo un pésimo asesoramiento, se logró despilfarrar una muy buena imagen que tenía el Jefe Comunal, y en menor medida su gestión.

Ayer, como si fuera poco lo ocurrido, sólo levantaron el teléfono para avisarle a escasos medios de comunicación, (indudablemente los de mayor interés para los asesores de la gestión) evitando una mayor cantidad de repreguntas.