Por iniciativa del diputado Feliú, se prorrogó la ley que beneficia a Villarino y Patagones.

Los sectores productivos del sudeste bonaerense continuarán siendo sujetos de los mismos beneficios que vienen recibiendo desde el año 1999, incluyendo varias exenciones impositivas, al aprobarse por inciativa del legislador bahiense Marcelo Feliú, la prórroga por otros cinco años de dos leyes respectivas, que vencen este año.

El diputado autor de las prórrogas señaló que las normas establecen la consideración de Patagones como única área patagónica de la provincia, y como tal, otorga beneficios promocionales para su sector agropecuario, comercial, industrial y de servicios. Entre ellas, la eximición del pago de los impuestos inmobiliario urbano y rural, Ingresos Brutos y Sellos.

También se dió media sanción a la norma que extiende al distrito de Villarino y a los cuarteles más meridionales de Puán y Tornquist, el 50 por ciento de los mismos beneficios. Antes de que esa normativa caduque, y habida cuenta que las diversas circunstancias que la motivaron en su momento, no se modificaron, se resolvió extenderla por un plazo similar al original, y ante los pedidos de los intendentes respecivos, RIcardo Curetti y Patrica Cobello, señaló el legislador.

“Ojalá las cosas hubieran mejorado como para que esto no fuese necesario, pero del contacto directo con los intendentes involucrados y las entidades más representativas de cada distrito, surgió la inquietud de extender la vigencia de este regimen, a la espera de que la situación pueda revertirse”, señaló Feliú.

Ahora será el senado provincial el que deberá dar sanción definitiva a la prórroga, cosa que, tratándose de lo que se trata, se prevé que podría concretarse en poco tiempo más.

“Corresponde destacar que detrás de una decisión de esta naturaleza hay un gran esfuerzo económico del gobierno provincial y fundamentalmente, la comprensión de que no hay abordaje posible para las problemáticas de un territorio tan extenso que no pase por el entendimiento de que hay realidades geográficas muy diversas que llevan a que, lo que en otros sitios no sería ni justo ni necesario, en otros, como es el caso de nuestro sudoeste, resulta indispensable no ya para crecer sino para sobrevivir”, concluyó.