Jue10222020

ActualizadoJue, 22 Oct 2020 5pm

Estefanía Heit: "Nos acusan de monstruos pero vamos a defender nuestra inocencia hasta el final"

Antes del debate que comenzará en mayo, la periodista suarense y Jesús Olivera afirman que no hay pruebas contra ellos y acusaron al intendente y a la exfiscal y actual diputada provincial, María Marta Corrado.

Cuando era "Fanny", la reconocida periodista de Coronel Suárez, una ciudad de 40.000 habitantes, los vecinos estaban acostumbrados a verla en la pantalla de sus televisores todos los días. Siempre arreglada, bien maquillada y con un tono enérgico y alegre. Pero en noviembre de 2012 Estefanía Heit dejó de ser la que daba las noticias para convertirse ella misma en la protagonista de los hechos.

Hoy está detenida en la cárcel de Bahía Blanca, junto a su marido, Jesús Olivera, a la espera de un juicio que comenzará en mayo y en el que ambos están imputados por "reducción a la servidumbre, lesiones graves y estafa" en perjuicio de Sonia Molina. A Olivera también se lo acusa de abuso sexual.

Hace poco más de un año Molina, una joven oriunda de Río Colorado, denunció que había permanecido secuestrada durante tres meses en la casa que Heit compartía con Olivera. El relato era terrorífico: la mujer dijo que la torturaban, que le daban comida para perros, que la golpeaban y hasta abusaban de ella. Desde entonces, Heit y Olivera están detenidos.

"Sonia Molina miente", aseguraron Heit y Olivera en la cárcel bahiense en una entrevista con LA NACION. Entre besos y abrazos y tomados de la mano, los dos rompieron el silencio que mantenían desde hace más de un año. "Nos acusan de monstruos, pero vamos a insistir en nuestra inocencia hasta el último momento", dijo Heit. "Estamos determinados a mostrar nuestra verdad con pruebas."

Para la pareja, Molina incurrió en "demasiadas contradicciones" y dio diferentes versiones sobre cómo fue el supuesto cautiverio y cómo escapó de la casa de la periodista y su marido, supuesto pastor. "Sonia habló de abusos totalmente violentos que después resultó que no existieron porque el médico no lo constató, sólo comprobó un moretón en uno de los labios de la vagina", dijo Heit.

La pareja aseguró que su vínculo con Molina tenía que ver con una ONG en la que trabajaban los tres, donde se ofrecía ayuda y se organizaban actividades para personas discapacitadas. "Sonia era una profesional, trabajaba con nosotros. Nunca nos imaginamos que diría todas estas mentiras", dijo Heit.

Los detenidos también denunciaron que el ex intendente de Coronel Suárez y actual diputado del FPV, Ricardo Moccero, y la primera fiscal del caso, María Corrado (hoy diputada provincial por el Frente Renovador) "inventaron acusaciones" en su contra.

"Un intendente no pude decir que había videos que probaban las denuncias de Molina y resulta que después no los hubo y que no pase nada", se quejó Heit, con respecto a las conferencias de prensa que brindó el jefe comunal cuando se conoció el caso.

Maquillada y bien arreglada, como cuando trabajaba en la TV, Heit se manifestó confiada: "La verdad va a salir a la luz". Olivera, en cambio, se mostró escéptico. "Hace un año y medio que estamos privados de la libertad. Esto nos cuesta mucho, nos duele, y más cuando se hablan tantas mentiras. Porque nosotros hablamos con papeles en la mano, y las demás personas dijeron cosas que ni están en la causa. ¿Qué me asegura que ahora hagan las cosas bien? Mi esposa cree en la Justicia, pero yo tengo muchas dudas", dijo.

Olivera fue trasladado desde la cárcel de Saavedra a la Unidad Penitenciaria IV de Villa Floresta, en Bahía Blanca, para estar cerca de su esposa, que está alojada en el mismo complejo.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar