Sáb09262020

ActualizadoSáb, 26 Sep 2020 12am

"Es una orden pendeja; sino te sacás la ropa, te vamos a trasladar"

Esas fueron las palabras de Antonella Gajardo, de 19 años, quien denunció haber sido agredida por efectivos de la Seccional Segunda. La joven relató que fue llevada, por equivocación a la Comisaría en cuestión, acusada de haber robado una campera en el Club Universitario. "Cuando me empiezo a sacar la ropa me dice: sacate todo lo que tengas, corpiño, bombacha, sacate todo y había dos policías parados en la puerta mirando", añadió.

 

"Fue a las 6 de la mañana. Íbamos saliendo del Club Universitario, fuimos a buscar las camperas al guardarropas. Cuando entramos nos pusieron las camperas en la misma percha y al ir a buscarlas solo estaba mi campera y la de mi amiga no estaba. Cuando la busco, no la encuentro entonces nos dijo que pasemos al guardarropas a buscarla. Ella entró y le dijo que su campera era de cuero gris. La encontraron y yo la empiezo a llevar", indicó Gajardo a CAFEXMEDIO.

La víctima comentó que "cuando salimos del Club, veo que una chica sale corriendo y le empieza a decir a dos policías que le habían robado y un patovica nos para porque supuestamente le habíamos robado la campera".

"La chica empezó a gritar, me empezó a forcejear, me agarró del brazo y me rasguño, acusándonos de robarle la campera. Ella tenia en sus manos los documentos y las llaves y había dicho que en la campera tenia esas cosas pero las tenía en las manos. Decía que le faltaba el celular. El patovica me agarra y me cachea. Pasa un policía, pasa el otro y me empieza a tocar. Cuando termina todo a la chica se le cae el celular y ahí empezó a decir que lo teníamos nosotras, que llamen a un patrullero", sostuvo.

"Cuando llaman al patrullero baja una de las policías femeninas, la agarra de un brazo a mi amiga y la tiró a las rejas. La raspó toda, la empezó a cachear, a mi también me cachearon otra vez. Los efectivos locales me dijeron que es una orden y que me tenían que cachear", agregó.

Gajardo afirmó que se acuerda de las caras de todos los efectivos involucrados.

"Nos llevaron en el patrullero. Al llegar a la Comisaría Segunda nos empezaron a insultar todas. Las sargentos, los policías que estaban ahí, nos empezaron a insultar, a decirnos que nos pasábamos de vivas. A nosotras nos sacaron las carteras. Todo el tiempo nos insultaban y nos gritaban", remarcó.

"En un momento una de las policías, la que mas me insultaba, me lleva al baño y me obliga a que me saque toda la ropa. Le pregunte ´¿Por qué?´ Y me empezó a gritar ´es una orden pendeja. Si no te sacas la ropa te vamos a trasladar´. Me empezó a amanerar con cosas. Cuando me empiezo a sacar la ropa me dice ´sacate todo lo que tengas, corpiño, bombacha, sacate todo´. Cuando miro para arriba había dos policías parados en la puerta mirando, cuando me vieron se escondieron. Ahí me puse a llorar, porque me puse nerviosa, pense que algo me iban a hacer. Ahí me dijo que me vista y me llevó", enfatizó.

"Nos trataban de prostitutas, nos dejaron encerradas en un cuarto, no nos dejaron llamar a nuestros padres. Le dije si no podía llamar a mi mama y me dijeron “vos no tenes derecho a nada, ni a una llamada, ni a ver a tus padres, ni a nada”, finalizó.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar