Vie12062019

ActualizadoVie, 06 Dic 2019 12pm

Valerio: "Hay más de 2.000 denuncias a ABSA por roturas y pérdidas sin atención"

El secretario de Obras Públicas de la comuna refirió la enorme deficiencia que tiene la empresa del Gobierno de Daniel Scioli para llevar adelante soluciones. "Sólo en Bahía Blanca sería necesaria una inversión de 200 millones de pesos para normalizar la situación, pero "la disponibilidad de recursos y materiales es mínima".

 

Las dificultades financieras que atraviesa la empresa Aguas Bonaerenses (ABSA), encargada de llevar agua potable y cloacas a 3,7 millones de usuarios en 91 localidades del Gran Buenos Aires y del interior provincial, ya repercute en la calidad del servicio, según los crecientes reclamos recogidos en distintos puntos de la provincia.

En varios distritos, la situación es insostenible. En Bahía Blanca, el dique Paso de las Piedras, principal fuente de suministro urbano, se encuentra en emergencia, con más de 2000 denuncias de roturas y pérdidas en las redes sin atención. Así lo informó el secretario de Obras Públicas de la comuna, Rubén Valerio, quien también subrayó las dificultades de la empresa estatal para contar con equipos adecuados para las tareas.

Según Valerio, sólo en Bahía Blanca sería necesaria una inversión de 200 millones de pesos para normalizar la situación. "La disponibilidad de recursos y materiales es mínima", indicó el funcionario municipal.

La semana pasada, un grupo de vecinos autoconvocados de los barrios bahienses de San Miguel, Villa Gloria, Villa Elena, Villa Palermo, Grünbein, Portal del Este y Punta Blanca protestaron frente a la sede local de ABSA para reclamar la construcción de cloacas. "Nos dicen que no tienen fondos para hacer la obra que venimos pidiendo desde hace años", señaló uno de los manifestantes.

Otro de los distritos afectados en el servicio es San Vicente. Días atrás, el intendente de ese partido conurbano, Daniel Di Sabatino, exigió a las autoridades de ABSA la mejora de la calidad de los servicios. Puntualmente, pidió una ampliación en la cobertura y la necesidad de poner en marcha la planta de tratamiento de líquidos cloacales ubicada en la localidad de Alejandro Korn.

En tanto, usuarios de los partidos de 9 de Julio, Chivilcoy, Lincoln, Carlos Casares y Pehuajó, entre otros, iniciaron una campaña para juntar firmas ante la falta de soluciones para un problema que los afecta desde hace décadas: los altos niveles de arsénico en el agua de red. En un petitorio presentado el martes último a las autoridades, los vecinos propusieron que "no se cobre por el agua contaminada hasta que no se hagan las obras acordadas". Ese documento cuenta con unas 10.000 firmas de apoyo de los vecinos.

Desde la entidad Todos por el Agua, Julia Crespo, recordó que ABSA anunció en agosto de 2012 la instalación de una planta de abatimiento de arsénico. Según la empresa, la construcción comenzó hace unas semanas; de acuerdo con los lugareños, las obras aún no empezaron. "La falta de inversión y de mantenimiento provoca falta de agua en los barrios", señaló Crespo.

Muchos de los planteos realizados por los vecinos derivaron en los tribunales. En noviembre pasado, la Corte Suprema de Justicia de la Nación ratificó fallos de instancias anteriores y ordenó a Aguas Bonaerenses a cumplir con las exigencias de la Organización Mundial de la Salud en lo que se refiere a respetar los niveles de arsénico en el suministro. La causa la habían iniciado vecinos de Lincoln.

Por su parte, en Cañuelas, un grupo de vecinos impulsó un amparo que recayó en el Tribunal Oral en lo Criminal N° 3 de La Plata. "La verdad es que ABSA nunca respondió los pedidos para que informe sobre la calidad del agua y en muchos barrios sale oscura o con fuerte olor", explicó la abogada patrocinante de la presentación, Verónica Zulaica, quien aclaró que la iniciativa surgió tras la reiterada falta de respuestas a innumerables pedidos a la empresa y al Organismo de Control del Agua de Buenos Aires (Ocaba).

En los últimos días, el Sindicato de Obras Sanitarias de la provincia de Buenos Aires (Sosba) advirtió a sus afiliados sobre lo que calificó de "graves complicaciones financieras" que estaría atravesando la empresa estatal. Según el gremio, esa circunstancia pone "en serio riesgo" las prestaciones.

La firma bonaerense, en la que Sosba tiene un 10% de participación accionaria, se financia con el cobro de las tarifas y un refuerzo presupuestario que actualmente alcanza a $ 247 millones anuales. (CAFEXMEDIO y La Nación)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar