Dom11192017

ActualizadoDom, 19 Nov 2017 1am

Investigadores de la UNS dicen que la mayoría de las arañas "no representan peligros considerables"

Especialistas en aracnología de la Universidad Nacional del Sur (UNS) aseguran que la mayoría no representan peligros considerables y que además combaten plagas al comer insectos que destruyen cultivos.

El departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia de la Universidad Nacional del Sur, en Bahía Blanca, desarrolló un nuevo eje de investigación que niega que las arañas "que viven prácticamente en diferentes especies en todos lados, sean saltadoras", y aclaró que la mayoría "no representa peligros considerables".

Un equipo de especialistas en aracnología de la Universidad Nacional del Sur (UNS) concluyó en una investigación que la mayoría de las arañas no representan peligros considerables y que además combaten plagas al comer insectos que destruyen cultivos.

El departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia de la Universidad Nacional del Sur, en Bahía Blanca, desarrolló un nuevo eje de investigación que niega que las arañas "que viven prácticamente en diferentes especies en todos lados, sean saltadoras", y aclaró que la mayoría "no representa peligros considerables".

Nelson Ferretti, Daniel Pomposi y Sofía Copperide, de la UNS, acreditan más de un lustro de trabajos sobre esos insectos, y se desempeñan en el CONICET y con escuelas secundarias. Los expertos manifestaron que el temor que producen las arañas "viene desde hace mucho tiempo, muy posiblemente porque la mayoría de las especies tienen glándulas con veneno y la posibilidad de inyectarlo".

"Sin embargo, son muy pocas las que pueden causar daño a la salud", acotaron. En cuanto a las arañas que viven en ámbitos humanos, en casas y jardines, indicaron que se trata de numerosas especies que al ojo humano parecen iguales.

"La más común dentro de las viviendas es la denominada 'araña de los cuadros', con la que hay que tener cuidado porque posee un veneno peligroso, también está la de 'los timbres', llamada así porque teje su tela en esos lugares", explicaron los especialistas de esa casa de altos estudios pública.

En tanto, en los jardines predominan las arañas lobos, que son menos peligrosas. La manera de distinguirlas es por la cantidad y disposición de los ojos, algunas tienen 6 y otras 8.

"Es importante destacar que el miedo generalizado a las arañas es una forma de estigmatizarlas, pero vale aclarar que a lo largo de la historia y la mitología muchas culturas las veían de manera positiva, como los egipcios, quienes las relacionaban con la diosa Neith por sus características de hilandera y tejedora", explicó Pomposi.

Destacó, además, que "las arañas tienen un comportamiento solitario, sólo se ven de a dos cuando tienen que reproducirse. Esto se debe a que son caníbales, se comen unas a otras sin importar la especie o el sexo, por lo tanto, no es cierto ese mito de que van juntas".

El investigador sostuvo que "recomendamos no matarlas, sino mantener los espacios bastante limpios para evitar que se reproduzcan y, cuando se las encuentra, colocarlas en un frasco y liberarlas en el patio u otros lugares".

Ejemplificó que "en algunos lugares como campos, granjas o huertas orgánicas se fomenta la creación de refugios para que vivan allí y se alimenten de las plagas que destruyen los cultivos, aunque este es un proceso que va a llevar tiempo".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar